Con mano iracunda, de Mario Roberto Morales

Carta de una esposa de dueño del país en la que nos incita a la fe. Ante todo, muchas bendiciones para usted y que el Señor se apiade de su corazón lleno de odio y de resentimiento. Le escribo porque ¿sabe que me lo imagino...