Cántico de alabanza, de Mario Roberto Morales

Se sabe que la caridad y la beneficencia no pueden sustituir a la justicia social, entendida ésta como la igualdad de oportunidades (no de logros) garantizada por el Estado. También, que la ausencia de justicia social posibilita y legaliza las fraudulentas desigualdades económicas sobre las que se erigen los países en los que el Estado sólo sirve a una oligarquía y no al conjunto de estratos sociales que los conforman. Y que esto provoca descontentos colectivos e inestabilidad política.