Amor en pena. Julio C. Palencia.

Entre el siempre de mi boca y el nunca de tus labios se esconde un amor fugitivo habitante de las sombras. El amor inmortal que nos juramos es motivo de gran pena.