Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Irmalicia Velásquez Nimatuj

Ha fallecido Ricardo Cajas Mejía, maestro, dirigente político y un tenaz defensor de los derechos de los pueblos mayas durante más de seis décadas.

Don Ricardo nació en el barrio El Cenizal de Quetzaltenango, en el seno de una familia k’iche’.  Creció con los cambios que instituyó la Revolución de Octubre de 1944 y su participación política fue delineándose por la represión y los retrocesos que impuso la Contrarrevolución de 1954 para los “naturales”.  La vida de don Ricardo puede dividirse en dos grandes momentos. El primero de 1960 a 1995 cuando el Comité Cívico Xel-Jú -del cual fue fundador en 1972- gana la Alcaldía de Quetzaltenango y el segundo de 1996 con la firma de la Paz hasta su muerte. 

En el primer momento encontramos a un joven maestro, cuya conciencia va perfilándose por la brutal represión que enfrentan los indígenas desde el estado por demandar derechos básicos, allí nace su militancia política que se caracteriza por un liderazgo nato. Junto a otros jóvenes, articula la sistemática exclusión del poder político en la que viven por ser “indios” y demandan el derecho al reconocimiento y a la participación. Peticiones claves porque se convierten en un testimonio del fracaso de las políticas culturalistas, de ladinizacion y asimilación que la república impulsó desde su fundación en el Siglo XIX.  Vivió el racismo en la piel por indio y la discriminación por una cojera congénita, pero los abusos los canalizó hacia su crecimiento político, convirtiéndose en uno de los principales ideólogos del movimiento maya que lo llevaron a buscar la alcaldía de la ciudad de Quetzaltenango en 1990, perdiéndola por 77 votos.  Su experiencia la orientó para que Xel-Jú ganara la alcaldía en 1995, un siglo después que la alcaldía indígena de esa ciudad fuera anulada.   

En el segundo momento encontramos a un líder que buscó materializar sus ideales y demandas usando los Acuerdos de Paz, probando hasta donde podía transformarse el estado racializado.   Se incorpora al poder local como Síndico I en la alcaldía de Rigoberto Quemé Chay y en el segundo periodo como Síndico II.   Luego es nombrado primer Comisionado Presidencial contra la Discriminación y el Racismo, CODISRA, 2003-2007, y es uno de los fundadores del Movimiento Político WINAQ en 2009, convirtiéndose, hasta el día de su partida en asesor de esa bancada.   Fue poeta, fundó la Asociación de Escritores Mayas, fue integrante de COMG, ALMG, Agua del Pueblo, entre muchas otras.

Fue un fuerte opositor de la derecha hegemónica, maestro de mis inicios políticos, lo recuerdo siendo adolescente que atendía sus agudos análisis sobre nuestra condición de “indios” y el derecho que nos asistía a liberarnos. Años después volví cuestionando la opresión de género dentro de Xel-Jú, me escuchó y buscó reconocer la estructura patriarcal.  Ahora ha partido de la mano del Kajib’ K’at.

Gracias, don Ricardo por su legado.

¡Hasta siempre!

Vivió el racismo en la piel por indio y la discriminación por una cojera congénita, pero los abusos los canalizó hacia su crecimiento político, convirtiéndose en uno de los principales ideólogos del movimiento maya…

Fuente: [elperiodico.com.gt]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes

Irma Alicia Velásquez Nimatuj
Últimas entradas de Irma Alicia Velásquez Nimatuj (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •