Meridiano decasílabo

A; Rubén Darío (1867 – 1916)

También yo te quisiera ofrecer

un canto de otoño en primavera.

Tu te fuiste para no volver

nos dejaste en poema una flor

cada verso es gota de dolor

y en tu lírica, grande saber.

Tu historia que marca toda una era

por tu versar épico y sublime

con sonrisa de rosa albardera

su vida en sus escritos redime

propio de pluma gacetillera.

“Pero yo nunca aprendí” ¡Tú dime!

¿Cómo llegó abrojos a mi mano?…

“A instruirme en tu verso castellano “

Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano

“Hombre de Maíz” Guatemala, C.A.