Políticos de manos torpes que no saben tocar la marimba

ronrones que ronronean las falsas noticias vestidos a la moda, y haciendo poses

domadores de payasos que se alimentan de glóbulos rojos salidos de la teta de la loba,

aromatizados con leyes y grasas transgénicas que silencian las notas del hormigo

alcaldes cara humana que se beben los acordes de nuestros sones

al sonar de la caparazón de las tortugas en los bancos del sistema

sapos que escupen con veneno tus flores privatizándolas en la nocturnidad

y la luna que se quiebra, sobre las tinieblas de mi corazón.