Meridiano, plegaria

.

.

Polvo soy, polvo me convertiré,

convertido, quiero ser tu evangelio.

.

De polvo vine, al polvo volveré

si Tu Voz escucho podre vivir,

recordatorio quiero recibir

se que a la eternidad me elevaré.

.

Quiero “La Palabra” llene epitelio

y razone en TU espiritual llamada

yo soy de tierra TU mi Perihelio

“Ceniza” fugaz idea arraigada

con gracia preparo mi cementerio

oigo cual musical flauta hechizada

con desesperación mi fuerza alcanza

¡aunque sin huesos! Eres mi esperanza

.

.

Como mortal en Ti busco perdón,

por obstinada falta, penitencia.

.

De la ceniza, ruego imposición

para tener vivencia cuaresmal

ser parte de ingreso procesional

testigo de fiesta y celebración

.

¡Señor! Humilde te Imploro asistencia

con mi profundo gesto arrepentido,

proclamo, reconciliación, conciencia,

de hinojos, como un pecador dolido.

de la pascua comprendo su importancia

y pueda libre entender el sentido…

la carne resultará incinerada

y el alma contrita será elevada..

.

Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano, OFS

“Hombre de Maíz 2009”

Guatemala, C. A.

Epitelio: Mis sentidos

Perihelio: lo más cercano al sol

El Miércoles de Ceniza es el primer día de la Cuaresma en los calendarios litúrgicos católico, protestante y anglicano. Se celebra cuarenta días antes del inicio de Semana Santa, es decir, del Domingo de Ramos. Este día, que es para los católicos día de ayuno y abstinencia, igual que el Viernes Santo, se realiza la imposición de la ceniza a los fieles que asisten a misa. Estas cenizas se elaboran a partir de la quema de los ramos del Domingo de Ramos del año anterior, y son bendecidas y colocadas sobre la cabeza de los fieles como signo de la caducidad de la condición humana; como signo penitencial, ya usado desde el Antiguo Testamento; y como signo de conversión, que debe ser la nota dominante durante toda la Cuaresma.