Una rosa fue sembrada en el centro del jardín,

y ofrecía sus colores y aromas para que pudieran libar

las abejas, colibríes y las mariposas de colores mil.

 

Desde donde se encontraba la rosita

atentamente pudo ver,

cómo, sin cesar volaba ágilmente un colibrí.

 

Todo su aroma, sus colores, y también toda su miel,

para él estaban dispuestos en bandeja corolar,

pero, no era suficiente; siempre buscaba cambiar.

 

Desde su lugar sin jamás poder moverse,

ella miraba cómo nunca se podía satisfacer;

si no era por el aroma, el color o la tersura

que probaba una y otra flor.

 

Hoy el tiempo ha pasado, ya la flora ha perdido el color;

pronto viene el padre invierno, ya no hay aroma que exhalar.

Hoy el último de los pétalos ha caído y ve que viene hacia ella el colibrí,

pero, ya no hay corola, ni colores; ¡ya no hay rosa! ya no hay miel.

 

Adiós colibrí inconstante;

ya nunca ella pudo ver

si por fin alguna rosa

te logró satisfacer.

Georgina Palacios

Nací en Guatemala y mi cumpleaños es el 31 de diciembre. Realicé estudios en diversas actividades con énfasis en la educación, la música y el arte culinario. Últimamente he incursionado en la poesía.
Centros de Formación:
Escuela de Arte Culinario Leonardo Da Vinci.
Universidades Rafael Landívar y Francisco Marroquín.
Conservatorio Nacional de Música
Escuela Normal para Maestros de Educación Musical
Instituto María Auxiliadora
Colegio Capouilliez

Amo el arte en todas sus manifestaciones.

Latest posts by Georgina Palacios (see all)