Calaveritas por el día de los muertos

Rafael Mérida Cruz-Lascano

Noche del 31 de octubre para el 1º. De Noviembre

Antiguamente conocidos como “panteones” luego como “Matianas” y actualmente como “Calaveras” estos versos nacieron en el siglo XIX a modo de reflexiones, jácaras, epitafio burlesco y como modo de expresar ideas o sentimientos que en otras oportunidades sería difícil decir. Fueron frecuentemente censurados o destruidos por la policía en la época colonial, ya que, por lo dicho anteriormente, también servían como medio par expresar descontento con los políticos de la época.

Las primeras calaveras impresas fueron publicadas en 1849, en el periódico El Socialista, de Guadalajara. , figura creada por José Guadalupe Posada y bautizada por el muralista Diego Rivera.

La pantanera; Versos festivos que, en la víspera del Día de Muertos y durante éste, suelen repetirse o componerse en forma de epitafio, satirizando los defectos (o las virtudes en forma de vicios) de los personajes vivos, si bien presentados como ya difuntos. Lo usual en estas composiciones es que sean ligeras o muy irreverentes, sin consideración a la jerarquía social o a la importancia política de los personajes representados.

Jerónimas de la Adoración. Del añoso tronco de la orden jerónima,
Madrid: Publicaciones Claretianas, 1991.
———————————————-
para Amado Nervo
Calaverita

Amado Nervo muy fino
haciéndose el muy fregón
viene a cobrar sin razón
porque me tomé su vino.
Corrí como torbellino,
por alteración de ayer,
solo el vino hice creer
me interesaba de cuajo,
la verdad, caí muy bajo
solo voy por su mujer.


26 octubre 2013
——————————————-
EVA SIN ADAN
Calaverita

Sin pena, en el paraíso
Eva va al árbol sagrado,
aun no sufre de sangrado
no sabe, moverá el piso.
No hace caso al preaviso
No sabe jugar muñecas
la calaca le hace mueca
una humedad siente abajo,
Adán le puso el abajo
como bomba yucateca

27 octubre 2013
——————————–
Para: Alma Ragatzzi
Calaverita extremeña
.
Surgen Poemas del Alma
por seguir la tradición
calacas por adicción
pues la muerte trae calma.
La Ragatzzi desempalma
hoy por atrás la tocó
y como muy feo sintió
recordó la flaca historia,
muy dentro de su memoria
el ruido habitual oyó.

28 octubre 2013

—————————————
A: Dórigo Alegezzo
poeta español

La calavera en España
panteones se le llamaba
con la colonia tocaba
a México envía guadaña.
Allí Matiana no engaña
la conocí, se lo digo
Alegezzo el grande Dórigo
a Inez tejeringo el chico
así me dijo don Lico
del diablo el mejor amigo
.
———————————–
El gruñón de “El Pilar
Calaverita A: José Valle Valdés
Poeta decimista, cubano.

José se queja, el vecino
no deja dormir de día
mucho ruido allí se oía
a ese Caruso, un comino
duele, se cree achino.
la calaca siente pena
ha perdido su cadena
a los bolos ni sentía
no puede oír al policía
la muerte teme a la sirena.

30 de octubre 2013
Achino: principal antagonista
Bolo: borracho.

———————————————————–
Al Marqués Villano
Calaverita eneasílaba

Conociste a Pedro el Marqués
allá a rivera del camino
te convidó a pan azíno
mejor diste vuelo a tus pies.
Y reflexionando después
tu mácula pureza al viejo
otorgas sin oír consejo
por sentimiento sensitiva
hoy razonas perder la vida
por consecuencia de cortejo

Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano
“Hombre de Maíz, 2009”
.
Ázino: pan que se elabora sin levadura
31 octubre 20113
Su historia en: FRASES DE NUESTRA LENGUA

Su historia en: FRASES DE NUESTRA LENGUA

La costumbre tiene sus orígenes en la época colonial y se encuentra relacionada, vía España, con ciertas expresiones de religiosidad de la alta Edad Media, como la Danza Macabra o Danza de la Muerte. Se enriquece en estas tierras con elementos prehispánicos (sobre los que ya hemos elaborado en otra página mexicana, vinculada a ésta). A los dibujos caricaturescos (descarnados, huesudos, cadavéricos…) que suelen acompañar a estos versos, se les denomina también “calaveras”.

En la época novohispana, las “calaveras” se hallan casi por antonomasia vinculadas a la célebre madre Matiana, a la que se atribuían profecías y epitafios que se transmitían oralmente. Por lo que se sabe, Matiana era natural de Tepozotlán, y era llamada Madre Matiana o del Espíritu Santo cuando realmente no era monja; jamás profesó. De hecho entró en el Convento de San Jerónimo (donde también profesó Sor Juana Inés de la Cruz) para servir de criada a una religiosa que sufría de demencia. Su santidad estaba fuera de dudas (como se suele decir de todas las monjas); pasaba las noches enteras en oración. Incluso se decía que hacía milagros y avisaba sucesos futuros (lo que muchos teólogos no tendrían por indicio de santidad, ¡antes bien de tácita o expresa invocación diabólica…! en fin).

La tradición refiere que cierta noche, estando en oración, se le apareció la Santísima Virgen, quien le dijo:
“Te he traído aquí para que seas mi embajadora cerca de las religiosas jerónimas; dilas que de esta orden saldrá la fundación del Desagravio, la tercera fundación. Que sean muy fieles, pues de lo contrario, tan inestimable alma irá a otra almas. Esto no lo creerán, harán burla, la llamarán la fundación de las mentiras, cuentos, sueños, muchas risas, pero si las religiosas no lo admitiesen, irá a dar este beneficio en quien menos lo merece”.

En México, las más antiguas aparecieron en 1849 en el periódico El Socialista, que editaba en Guadalajara, Jalisco el médico italiano José Indelicato.

Pero con Matiana hay cierta confusión. Algunos autores la ubican en el siglo XVI (siendo que el Convento de la Expectación de San Jerónimo fue fundado en 1585, por lo que Matiana sería de sus primeras inquilinas). Otros, como la Dra. Josefina Muriel la sitúa ya en el s. XVIII, echando por tierra la tradición que la vincularía con el origen de las calaveras. (Vid. Josefina Muriel, Conventos de Monjas en la Nueva España, México: Jus, 1995).

Fuentes:
Luis G. Duarte, Profecías de Matiana acerca del triunfo de la Iglesia
México 1889; cfr. Anónimo,
Las verdaderas profecías de Matiana,
México 1917 apud Ma. del Carmen Laguna Ergueta,