Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Carlos Figueroa Ibarra

Entre el 16 y 19 de abril recién pasados se celebró el VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba en el cual se dio un acontecimiento histórico. El general Raúl Castro Ruz concluyó su proceso de retiro de las actividades dirigenciales  al renunciar al cargo de Primer Secretario  del PCC. Concluyó así el relevo que había comenzado  en 2018 cuando presentó su renuncia al cargo de Presidente del Consejo de Estado y de Ministros de  Cuba. El retiro y el relevo  depositado en Miguel Díaz Canel  concluye un largo  proceso de transición gradual que habría comenzado desde 2006 cuando el comandante Fidel Castro Ruz renunció a sus cargos por su enfermedad. Con Raúl se van también otros dirigentes históricos como el Segundo Secretario del PCC José Ramón Machado Ventura y el Comandante Ramiro Valdés.

Con ellos sale de la escena política de primer plano la llamada “Generación del Centenario”, llamada así por el aniversario de nacimiento de José Martí en 1853. Dicha generación   estuvo constituida por lo/as jóvenes que impulsaron el asalto al Cuartel Moncada, organizaron al Movimiento 26 de Julio y al Directorio Revolucionario y se enfrentaron con las armas en la mano a la dictadura de Fulgencio Batista hasta lograr su derrocamiento el 1 de enero de 1959. Aquellos muchachos vigorosos fueron muriendo y los últimos dan la estafeta del relevo a nuevas generaciones empezando por Díaz Canel, quien sería el primer dirigente máximo en haber nacido después del triunfo de la revolución. El Congreso del PCC coincidió con el 60 aniversario de la invasión propiciada por Estados Unidos de América  en Playa Girón. Como es sabido dicha invasión ocurrió entre el 15 y el 19 de abril de 1961 y constituyó un acontecimiento histórico, porque  por primera vez en América latina una intervención estadounidense fue derrotada por el país que sufría la invasión. El hecho habría de ser decisivo  porque  el 16 de abril  y después del entierro de las primeras víctimas de los bombardeos delos invasores, Fidel declaró el carácter socialista de la revolución.

Sesenta años después de la derrota imperialista y en el contexto del VIII Congreso del PCC Raúl dice adiós y se retira a su casa. Una vez más los observadores reaccionarios esperan que  retirados los últimos representantes de la generación histórica de la revolución, en Cuba habrá rebeliones que finalmente acaben  con ella. Fue lo que esperaban que sucediera cuando se derrumbó la Unión Soviética y Cuba perdió el 85% de su mercado exterior. También auguraron lo mismo cuando Fidel enfermó y después se retiró de la vida pública. Raúl Castro se retira después de haber iniciado un proceso de transición económica que abre las puertas al mercado y a la iniciativa privada. Dicha transición  forma parte de los cambios que le han exigido a la isla la desaparición de la URSS y también el ejemplo de una concepción de socialismo cuyos ejemplos señeros  son China y Vietnam. Un nuevo momento para la patria de Martí que le da continuidad a la resistencia antiimperialista.

Raúl Castro se retira después de haber iniciado un proceso de transición económica que abre las puertas al mercado y a la iniciativa privada. Dicha transición  forma parte de los cambios que le han exigido a la isla la desaparición de la URSS y también el ejemplo de una concepción de socialismo cuyos ejemplos señeros  son China y Vietnam.

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes

Carlos Figueroa Ibarra
Últimas entradas de Carlos Figueroa Ibarra (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •