EL GRANERO DE GUATEMALA

El día de hoy por la tarde, en declaraciones transmitidas por un noticiero nacional
el Ministro de Economía afirmó que el Departamento de El Petén, es “el granero de Guatemala”
y con respecto al tema de la sequía que afecta la agricultura nacional, en el caso de la
economía macro de nuestro país, no sería afectada, y disminuyó el hecho de que esta larga
temporada sin lluvia, aunque el agricultor de subsistencia (que es la mayoría de la población rural)
sea perjudicado, eso no se reflejará en los índices nacionales de la economía.

Aunque existen muchos aspectos a tomar en cuenta en esta situación coyuntural climática
que incide en la producción de nuestros alimentos, creo que es necesario resaltar la afirmación
que ahora sirve de titulo para esta nota. Si es cierto que El Petén es el “granero” de donde
se fortalece el sistema productivo nacional, me surge la pregunta, ¿Cómo es posible entonces
que este departamento que apoya con tanta potencia agrícola al país, subsiste con una infraestructura
tan carente de todo?

Dígame alguien con cinco dedos de frente, si uno tiene una fuente de producción tan rica en
insumos, porqué la deja tan abandonada, que su crecimiento tanto en infraestructura como en servicios
básicos es tan pobre…

Con una suficiente experiencia de recorrer las carreteras y las comunidades de El Petén, caminando
sus potreros, observando la depredación, la exterminación de especies naturales y fauna tan propias
de la riqueza de nuestra nación, puedo comprender que este departamento sea una fuente abundante de
territorio y recursos, pero al mismo tiempo, tan diezmada en el apoyo del Gobierno central para que
exista un balance entre generación de riqueza a la par del desarrollo local.

Escaso apoyo al turismo, a las zonas arqueológicas, el abandono de las áreas protegidas, y el
casi nulo incremento en la implementación, ampliación de proyectos de integración productiva social
son reflejo en los recorridos que cualquiera puede advertir al viajar por El Petén.

Ejemplo sencillo es el puente del Río EL SUBIN, Sayaxché, que sigue como testimonio silencioso de
un proyecto aprobado y que supuestamente en el Gobierno de Oscar Berger tendría que ser culminado.
Como un guatemalteco más, no sé qué ven los burócratas al hablar por hablar, y dejar de un lado
las realidades de la gente, que sé, tiene urgencias reales en el “granero” del país, y que siguen
por muchos años siendo sólo fuente de explotación económica.

Me viene a la mente la imagen de aquellos monos aulladores que se resguardaban en fragmentos de bosques
rodeados por potreros, y que simbólicamente representa una cárcel consecuencia de la verdadera
política agrícola del país, un completo descontrol. A dónde van esos animales sin bosque donde vivir.
A dónde van a ir los guatemaltecos cuando los impredecibles cambios climáticos arrasen con el “granero”
porque nunca han desarrollado un proyecto agrícola a futuro donde la equidad humana y la convivencia
agro y fauna sean reflejo de una nación consecuente con sus cualidades y capacidades.

Cuando vuelva por el granero, pensaré en las palabras del señor ministro, y caminaré como siempre
con aquellos que sólo imaginarán esto como una anécdota de alguien que nunca ha respirado la
verdadera esencia del granero, un paraíso olvidado lamentablemente.

MAURICIO ESTNISLAO LOPEZ CASTELLANOS