¿Necesitas trabajo?

Ilka Oliva Corado

Hoy por la mañana fui a Walmart a comprar toallas sanitarias, en esas estaba cuando se acercó un gringo, me preguntó si necesitaba trabajo, le contesté que no. Pero luces como una buena trabajadora, me dijo, no le contesté, solo me le quedé mirando, seria, para mí no fue ningún cumplido lo que dijo.

Sacó un papel de la bolsa de su pantalón y me lo puso en la mano, -es de un restaurante de comida rápida- me dijo que si necesitaba trabajo que lo llamara. Agarró su carretilla y se fue.

Mil pensamientos se quedaron bombardeándome instantáneamente uno tras otro. A la par mía estaban dos muchachas gringas, ¿por qué no les ofreció el trabajo a ellas también? ¿Acaso a mí por ser latina y porque a leguas se me nota lo paria?

¿Qué hubiera pasado de haber estado ahí tres gringas en lugar de una latina y dos gringas? ¿Si hubiera estado una latina, una gringa y una afro descendiente? Seguramente le ofrece el trabajo a la negra y a la latina. ¿De haber estado una europea, una gringa, una asiática, una africana y una latina? Le ofrece el trabajo a la latina y a la africana. Pero se lo hubiera ofrecido primero a la latina si era para limpiar baños. Porque los latinos aquí somos lo último de lo último, los que trapeamos el piso y lavamos los baños.

Hubiera ofrecido el trabajo, pero la negra iba a la cocina y la latina a limpiar los baños. Las asiáticas, las europeas y las gringas, van a caja, por presentación…

¿Si el trabajo hubiera sido en una oficina, de recepcionista a quién le hubiera ofrecido la tarjeta de la presentación? ¿A mí? Jamás.

¿Estereotipos? ¿Discriminación? Lo cierto es que no es solo en Estados Unidos, esto se mira en todos lados. Me hizo recordar las innumerables ocasiones en las que fui discriminada en Guatemala y estereotipada, por heladera, por negra y por paria. Por mi propia gente, en mi tierra, con los míos. Y ahí el dolor fue letal, me despedazó por dentro.

Los parias somos lo mismo en todos lados, por eso somos universales.

Hubiera ofrecido el trabajo, pero la negra iba a la cocina y la latina a limpiar los baños. Las asiáticas, las europeas y las gringas, van a caja, por presentación…

@ilkaolivacorado contacto@cronicasdeunainquilina.com

Fuente:[www.cronicasdeunainquilina.com]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Ilka Oliva Corado

Ilka Oliva Corado

Escritora y poetisa. Ilka Oliva Corado nació en Comapa, Jutiapa, Guatemala, el 8 de agosto de 1979. Desde muy niña vendía helados en el mercado de Ciudad Peronia, en la periferia de la capital guatemalteca. Es autora de tres libros: Historia de una indocumentada travesía en el desierto Sonora-Arizona, Post Frontera, y el poemario Luz de Faro.Actualmente escribe en su bitácora personal Crónicas de una Inquilina.
Ilka Oliva Corado