Los braceros mexicanos, tragedia y robo

Carlos Figueroa Ibarra

Hace unos días, el 6 y el 10 de julio del presente año, visité Los Ángeles, California como Secretario Nacional de Derechos Humanos. En San Bernardino, estuve en un acto frente a la Agencia estadounidense de Seguridad Interior. Nos solidarizábamos con los reclusos en huelga de hambre en la cárcel para migrantes de Adelanto. Las condiciones de vida en los 637 centros de detención para migrantes que existen en Estados Unidos de América se parecen mucho a las de los campos de concentración. Mala comida, trato despótico, tiendas con artículos a muy alto precio, llamadas telefónicas carísimas, todo está diseñado para que las empresas privadas carcelarias que regentean los centros hagan una inversión mínima y obtengan máximas ganancias.

Los migrantes actuales son los herederos de los que provenientes de México y otros países contribuyeron con su trabajo y miseria a la grandeza de Estados Unidos de América. Entre ellos se encuentra los 4-5 millones de mexicanos que entre 1942 y 1964, integraron el llamado “Programa Bracero” ideado para dotar de mano de obra barata a la agricultura estadounidense. En 1942 la mano de obra escaseaba en el campo por los efectos de la segunda guerra mundial. Por ello se creó un programa de trabajo masivo temporal del cual fueron protagonistas millones de campesinos mexicanos. El contrato pagado a 30 centavos de dólar la hora, involucraba una estancia de varios meses, particularmente durante las cosechas, de trabajadores a los cuales se les dio un trato inhumano. Pésimas condiciones de vivienda y alimentación, jornadas extenuantes, trato indigno formaron parte de la vida de los braceros mexicanos. En muchas ocasiones tuvieron que hacer esperas de varios meses en la frontera mientras los contrataban. Viviendo a la interperie, sin comida y sin abrigo, no pocos de ellos murieron de hambre frío y hasta de sed en esa espera.

Entre 1942 y hasta 1964, a los braceros mexicanos se les descontó un 10% de sus salarios por concepto de ahorro. El monto de esta deducción fue entregado a los diversos gobiernos mexicanos sin que nunca ese dinero llegara a sus beneficiarios: los trabajadores agrícolas a los cuales se les hizo esa deducción. Se ha calculado que el dinero robado asciende ahora con sus intereses a 5.5 billones de pesos (308 mil millones de dólares) los cuales tendrían que ser devueltos a los braceros que todavía viven o a sus descendientes. En lugar de ello, el gobierno el gobierno ha creado un fideicomiso por 300 millones de pesos (16. 7 millones de dólares) con los cuales les devolvería 38 mil pesos (2,111 dólares) a cada uno de los sobrevivientes o sus familiares. Se estima a éstos en un 0.17% del total de braceros que trabajaron.

Pude encontrarme en la Placita Olvera de Los Ángeles a don Rubén Cerna con sus 80 años a cuestas. Hoy como miles de braceros sobrevivientes, sigue luchando por que le devuelvan lo que le robaron. Pese a que ganaron judicialmente, el gobierno les sigue negando su derecho. Otra de las tragedias neoliberales.

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Carlos Figueroa Ibarra

Carlos Figueroa Ibarra

Carlos Figueroa Ibarra. Sociologo especializado en el tema de violencia política, terrorismo de estado, procesos políticos latinoamericanos. Autor de libros y artículos sobre esos temas.
Carlos Figueroa Ibarra