La pobreza, no de espíritu ni de conciencia

Fredy Obdulio López González

Muchos dicen que el trabajo lo hizo Dios como castigo… pero cuanto daría yo porque Dios me castigara.
Cuando se está en búsqueda de un empleo en Guatemala, la situación es muy difícil… se pregunta uno dónde buscar… con los conocidos, con las amistades, con los familiares.
Si en el empleo anterior lograba ganar lo necesario para cubrir las más elementales necesidades,  eso mismo buscamos. Pero en Guatemala, la situación cada día se complica más.
La mayoría de empresas utilizan intermediarios para realizar sus contrataciones de personal y dichas empresas de empleo, solamente reciben documentos a través de correo electrónico y depósitos en buzón.
Pero qué puede hacer un desempleado que le han cortado el servicio de electricidad por falta de pago, cómo puede tener acceso a internet y correo electrónico si también le han cortado dichos servicios por falta de pago… tampoco puede ir a los café internet porque a duras penas tiene para las tortillas.
Cómo salir a buscar empleo, si hoy no tengo dinero ni para el pasaje del autobús urbano.
Y para el colmo de males,  los hijos enfermos, la esposa enferma.
Pero no estoy pobre de espíritu… porque sé que la suerte tiene que cambiar algún día. Visito la iglesia que se encuentra en la 5ª. Calle y 4ª Avenida de Nuestra Señora Catalina y le pido por la salud de mi esposa y de la pequeña Melanie.
Pobre… pero no de espíritu, ni de conciencia.

 

fredy2012

54 años, Administrador de Empresas, me gusta la lectura y escribir lo que siento.