La destrucción de Quetzaltenango (VIII parte)

Es obvio que la destrucción de la ciudad no es exclusivamente responsabilidad de las autoridades.

Irmalicia Velásquez Nimatuj

¿En qué ciudad deseamos convertir a Quetzaltenango? es la pregunta que los residentes de esta metrópoli debemos respondernos de manera individual y colectiva, de manera honesta y franca porque esto implica asumir lo que podemos hacer y lo que estamos dispuestos a aportar. ¿Deseamos que continúe este deterioro que ha sido imparable en la última década o deseamos detenerlo?

Es obvio que la destrucción de la ciudad no es exclusivamente responsabilidad de las autoridades. Es también responsabilidad de todos quienes han fomentado y tolerado el soborno desde Cocodes hasta los vecinos que corrompen para obtener desde un simple trámite hasta una licencia de construcción.

El desorden es también responsabilidad de las y los vecinos que se niegan a denunciar –por poner un ejemplo– la apertura de cantinas y prostíbulos ilegales en casi todas las esquinas de los barrios y zonas de la ciudad, a la incapacidad de organizarse, a la mezquindad de negarse a dedicar tiempo para acudir a las instancias que corresponden y sentar denuncias colectivas que promuevan la buena vecindad y el bien común. Pero también es responsabilidad de las cabezas de las universidades, escuelas primarias e institutos que observan con naturalidad que frente a estas instituciones se fomenta la venta de bebidas alcohólicas y de drogas sin inmutarse, y aceptando que las y los estudiantes asistan a clases alcoholizados. Esa pasividad de los vecinos, directores, maestros y hasta de los líderes de las múltiples iglesias solo abonan a que nadie demande que tanto las autoridades de Gobernación como de la Municipalidad cumplan las funciones para las que fueron nombrados o electos.

¿Y por qué quienes están en la Municipalidad como en la Gobernación no hacen cumplir la ley sí para eso fueron designados? En parte, no cumplen, porque ellos y ellas son parte del problema, han llegado a esos espacios no para servir a su comunidad y dejar un legado sino para dedicarse desde allí a sus negocios personales y salir con el futuro de ellos y de sus próximas generaciones garantizado pero no con base a un trabajo digno y honrado sino contribuyendo a la destrucción de su propia casa que es también su ciudad.

Fuente: [www.elperiodico.com,gt]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Irma Alicia Velásquez Nimatuj

Irma Alicia Velásquez Nimatuj

Irma A. Velásquez NimatujAntropóloga Maya K'ichee'. Mellon Visiting Professor
Center for Latin American and Caribbean Studies
Duke University
Irma Alicia Velásquez Nimatuj