IX muestra de cine Memoria, Verdad y Justicia

Hagamos que nuestro dinero llegue a personas comunes y no a grandes multinacionales y así más personas tendrán una Feliz Navidad.

Marcela Gereda

Aquella noche nos marcó definitivamente para siempre a muchos: el centro cultural Miguel Ángel Asturias, en la presentación del documental del archivo secreto de la policía; La Isla, de Uli Stelzner, ahí la gran sala atestada, desbordada; gente sentada en el suelo y parada. Miles de guatemaltecos henchidos en emoción y lágrimas discutiendo lo que no se discute públicamente: nuestra historia. El debate público entre actores diversos y opuestos de la sociedad civil fue el ejercicio revelador y alucinante de que tenemos esperanza: podemos dialogar, con el cine como excusa, y que el cine es y puede ser un lugar de encuentro con esos otros que también somos nosotros, un espacio imprescindible para la reflexión política y el debate crítico.

Tras dos años de ausencia, alegremente recibimos el regreso de la IX muestra de Cine Internacional Memoria, Verdad y Justicia 2017, Uli Stelzner, quien además de ser un gran documentalista, es el director de la muestra que en esta ocasión abordó la posguerra en Guatemala y Colombia, recuerda que hasta 2015, el festival acogió a más de 50 mil personas que han visto unas 145 películas de alta calidad, se han realizado más de cien paneles con invitados internacionales quienes han participado en los debates.

Tuve oportunidad de asistir el pasado sábado a la muestra a ver dos excelentes películas: Maravillosa macroeconomía y Pobreza. En Cine foro de la primer película participaron Jonathan Menkos  (escritor y especialista en desarrollo), Heini Villela (ingeniero y empresario), Alejandro Argueta (abogado laboralista).

El documental presentó el contraste entre las cifras macroeconómicas y la extrema pobreza de Guatemala. De 2002 a 2009, los índices presentaron un impresionante crecimiento económico de 4 por ciento, motivo de envidia de muchos países desarrollados. No obstante, el país también se enfrentó a otra estadística: uno de cada  dos niños menores de cinco años sufre desnutrición, la quinta tasa más alta del mundo en esta materia.

En el cine foro se habló de cómo Guatemala tiene el cuarto peor índice de desarrollo humano de América Latina y el Caribe (0.64), y es una de las diez naciones más desiguales del orbe: Los ingresos del 1 por ciento más rico de los guatemaltecos, año tras año, han equivalido aproximadamente a la suma de los ingresos del 40 por ciento de los más pobres. En la actualidad, el 92 por ciento de los pequeños productores ocupan el 22 por ciento de la tierra, mientras el 1.9 por ciento de los productores comerciales utilizan el 57 por ciento.

Definitivamente cada película ha servido de excusa para reflexionar sobre temas que no siempre se pueden discutir y analizar en público. Cada público ha aportado y enriquecido la mirada para dotarse de argumentos históricos para comprender más y mejor la realidad esta geografía surrealista, cruda y hermosa.

La Muestra se ha convertido en uno de los espacios de diálogo político-cultural más importante en Guatemala, único en Centroamérica. El cine permitió lanzar a primer plano aspectos como la libre expresión, el debate público, el intercambio de ideas, el pensamiento crítico y la justicia social. Hasta la fecha, pocas iniciativas de esta naturaleza han logrado reunir tan diversos sectores para debatir el pasado, el presente y el futuro.

Esta muestra (Filmar la paz) asumió la tarea de hacer memoria y poner en perspectiva crítica la etapa de posguerra guatemalteca y colombiana.

En un país como el nuestro, creo que no hay una expresión de arte más efectiva que la herramienta del cine documental para comprender y conocer nuestra historia política, lo que somos y lo que podemos ser. Gracias a Uli y a Mónica, y a todo el equipo que hizo de este espacio de reflexión política una realidad analítica, palpable, estimulante y emocionante.

Para estas fiestas, propongámonos comprar todos nuestros regalos de Navidad por  medio de emprendedores: el artesano que fabrica hermosos adornos, el músico que vende su CD, el cineasta apasionado y comprometido, la amiga que vende por internet, etc. Hagamos que nuestro dinero llegue a personas comunes y no a grandes multinacionales y así más personas tendrán una Feliz Navidad. Esta Navidad regalemos cultura, regalémonos libros, música o películas. Recomiendo los documentales La Isla y Los Civilizadores para comprender episodios fundamentales de nuestra historia, para conocer más y mejor ese entramado complejo que nos hace ser como somos y estar como estamos. Los puede adquirir en SOPHOS o escribiendo a muestraguatemala@gmail.com

Fuente: [https://elperiodico.com.gt/opinion/2017/11/27/ix-muestra-de-cine-memoria-verdad-y-justicia/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Marcela Gereda

Marcela Gereda

Antropóloga de corazón y profesión. Enraizada en la literatura, la poesía y el periodismo. He buscado cultivar el ensayo etnográfico sobre situaciones interculturales, urbanas y rurales, tratando de dar cuenta de la dinámica de las hibridaciones y los mestizajes culturales que articulan las mentalidades de conglomerados en situación de marginalidad, como ocurre con las mujeres del Sahara Occidental que han vivido en España y Cuba y que han tenido que volver a los campamentos de refugiados, y con las maras y los mareros de Centroamérica. También ha trabajado para los derechos de salud reproductiva de mujeres indígenas.
Marcela Gereda