Hugo:

Allá va Hugo con su cabello rizado subiendo por las nubes a regiones etéreas. Cuando duerme toma elementos al sueño y los transforma en realidad palpable. Su sonrisa bella y sincera es para mí la luz más diáfana sobre tierra yerma y oscura.

Mi Hugo, ubérrimo que hace florecer lo que toca; hambriento por conocer el mundo. Mi pequeño explorador.

Hugo construye una pista para que corran sus carros y su mente fabrica todo un universo; plasma garabatos oníricos en una hoja; corretea por la casa en su triciclo.

Hugo no sólo es feliz, Hugo es la felicidad. Será por eso que cuando falta, el silencio hiende los oídos y uno ansía escuchar esa risa tan dulce y sincera, tan llena de vida nueva. Hugo es mi orgullo y mi vida entera.

A mi hijo Hugo Enrique.

 

Rolando Enrique Rosales Murga

Rolando Enrique Rosales Murga

Rolando Enrique Rosales Murga, 26 años, se dedica a la panadería tradicional. Escribe desde los 12 años. Su obra ha aparecido en las revistas mexicanas Catarsis y Papalote. Ha participado en certámenes y antologías a nivel latinoamericano. Su obra ha sido leída en radios de Colombia y España. Ha ganado certámenes a nivel local y sus poemas han sido objeto de estudio en tesis de los alumnos de Derecho de la promoción 2016 del Centro Universitario de Jutiapa de la Universidad de San Carlos de Guatemala.
Rolando Enrique Rosales Murga