Esnobismo, ignorancia y cultura

Sobre la concepción cosmética de lo cultural y el cinismo fallido.

Mario Roberto Morales

En el 2011 ofrecí en la FLACSO un curso de Introducción a los Estudios Culturales, como preámbulo a la Maestría en Estudios Culturales Latinoamericanos que empezó en septiembre de aquel año bajo mi coordinación y que culmina en septiembre de 2014 con la graduación de los primeros maestros en esa rama de las ciencias sociales. Entre los trabajos de tesis destaca uno sobre la Sexta Avenida, otro sobre Cayalá y otro sobre multiculturalismo y Currículo Nacional Base.

Como este es el primer posgrado de tal disciplina en el área, mucha gente ignora en qué consisten los Estudios Culturales y a menudo se tergiversa su objeto de estudio. Las malinterpretaciones van desde la ingenua suposición de que todo se limita a aprender a apreciar los objetos de arte, hasta la vana ilusión de que se trata de capacitarse para el activismo cultural, pasando por toda suerte de entusiasmos biempensantes, propios de esa concepción cosmética de la cultura que ignora las funciones sociopolíticas que cumple la producción simbólica elitista, popular e industrial. Para muestra de tal ignorancia, un botón.

En un blog llamado —con increíble precisión— “Fe de rata”, su dueño, Juan Pablo Dardón, recomendó (el 24 de julio del 2011) mi curso introductorio de la FLACSO en los siguientes términos: “¿Está aburrido que (sic) sus amigos le tachen de bruto por no saber el significado de la palabra ‘filantropía’ y por no saber quién fue Marco Junio Bruto? Se (sic) rieron de usted cuando explicó que el término ‘anquilosado´ lo había inventado Aquiles? Angustiado (sic) por no distinguir entre los trabajos iniciáticos (sic) de Lacan antes de quemar naves y abdicar del estructuralismo para unirse a Foucault y Derridá (sic) en revisionismos de la crítica impresionista subyacente en la contemporaneidad producto, (sic) del rompimiento de las vanguardias y la democratización de la opinión artística sobre hechos antes acaecidos en exclusividad a (sic) la academia? ¿Quiere escribir frases sin sentido como la anterior? Bueno, no busque más. Inscríbase al curso Introducción a la Cultura (sic), impartido por el académico Mario Roberto Morales. (…) El curso vale apenas Q 1,500 que (sic) es como quitarle un pelo a un gato como usted. Una nada. Un insignificante precio para salir de esa (sic) caparazón de ignorancia que ostenta al sol (sic) cotidiano. Así, ya nadie se le sentará encima y podrá, orgullosamente, llamarse una persona culta o en camino de serlo. Invierta la mitad de su sueldo para desvestirse (sic) de la ignominia y aprender que Mayakovsky está íntimamente ligado a Justin Bieber gracias a la férrea defensa de Batman, emisario del Imperio (sic) conquistador y (sic) otras fábulas”.

La “recomendación” expresa a cabalidad lo que no son los EC (un mariposeo cognitivo encaminado a aprender a conversar de todo y de nada para aparentar ser “culto”) y la crasa ignorancia local sobre nuestra disciplina, así como el prejuicio de que estudiar la cultura equivale a ser un esnob. Al contrario, de lo que se trata es de establecer las funciones sociales, políticas e ideológicas que cumple la producción simbólica en una sociedad. Pero para hacer esto hay que saber marxismo, psicoanálisis, feminismo, deconstrucción, teoría poscolonial, subalternismo y mucho más. No basta con ser un “amante de la cultura”, un “poeta incomprendido”, un diletante. Mucho menos un iletrado aprendiz de cínico.

 

Mario Roberto Morales

Mario Roberto Morales

Mario Roberto Morales es escritor académico y periodista. Autor de novela, ensayo, cuento y poesía. Es doctor por la Universidad de Pittsburgh y profesor en la Universidad de Northern Iowa. Es Premio Nacional de Literatura en Guatemala.
Mario Roberto Morales