Irmalicia Velásquez Nimatuj

Con su rostro desfigurado y envejecido, seguramente por las imparables reuniones que ha mantenido la canciller Sandra Jovel con los sectores que integran el pacto de corruptos -que incluye a diputados, la oligarquía guatemalteca integrada por un puñado de familias corporativas que han controlado el país durante cinco siglos, ex-funcionarios públicos que entraron pobres y ahora son millonarios, militares responsables de crímenes contra la humanidad, miembros del crimen organizado, políticos, integrantes corruptos del sistema de justicia, entre otros- se presentó ayer en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, y con prepotencia e ignorancia sobre política exterior, expresó que el gobierno de Guatemala de manera unilateral  daba por terminado el Acuerdo de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

Jovel -dijo- que esta decision la tomó el gobierno de Jimmy Morales -de profesión comediante-  por la paz y la seguridad de Guatemala.  Esto es falso, a Morales le interesa la paz y la seguridad pero de la elite tradicional y de los nuevos millonarios como él. Por ejemplo, bajo el gobierno de Morales fueron quemadas vivas 41 niñas,  el 7 de marzo de 2017. Morales pudo prevenir este crimen y no lo hizo, es más, dio la orden de que las dejaran encerradas porque eran adolescentes pobres y “problemáticas”, indeseadas para la elite y asumidas  como parte de “los shumos”, por eso, sus vidas no valen nada ante el gobierno de Morales y ese crimen sigue impune.

La CICIG no ha violentado la soberanía de Guatemala ni ha violado los derechos humanos, al contrario, es el gobierno de Jimmy Morales, que viola los derechos humanos todos los días, basta revisar la pésima calidad de la educación a nivel nacional o las condiciones en que se encuentran los 7 hospitales regionales.  Además, en Guatemala la justicia permanentemente se ha ejercido para castigar a los pobres pero no a los millonarios, no a los miembros de la elite que son o han sido ministros o funcionarios públicos.

Ellos y ellas pueden cometer todos los delitos, desde enriquecerse hasta cometer ejecuciones extrajudiciales y pobre de quien intente ir contra ellos, porque irán con todo lo que tienen, desde acabarlo fisicamente o institucionalmente.  Ese es el caso de la CICIG.  Y hoy Naciones Unidas y los países del mundo son testigos del poder que tienen en Guatemala los millonarios y comprenderán por qué la violencia y la pobreza están enraizadas en este país.

El mundo progresista sabe que es mentira que Jimmy sea el primero en luchar contra la corrupción, como adujo.  Si así fuera, el 80 por ciento de la población no viviría en pobreza. Ni los niños estuvieran abandonando el país y muriendo en manos de la Patrulla Fronteriza estadounidense.  Ni los Pueblos Indigenas estarían en segregación y enfrentando que sus liderazgos sean asesinados con impunidad a manos de policías privadas o de sicarios.
¿Qué va a hacer Jimmy Morales ahora que ha quedado clara su defensa de la familia rusa que compró pasaportes falsos y cuya hija vivía como una diva en la Antigua Guatemala? ¿Va a masacrar a todos los indígenas que defienden las tierras, territorios y recursos para así garantizar el saqueo de las mineras a cielo abierto, las hidroeléctricas, los monocultivos y otros megaproyectos? ¿Va a meter a la cárcel a la sociedad civil que no se le arrodilla?   ¿Empezará una persecución contra los magistrados de la Corte de Constitucionalidad que buscan hacer prevalecer el Estado de Derecho? ¿Iniciará una cacería de brujas contra la juventud rebelde que esta harta de él y de sus ministros?

Usando todos los medios, a los que tengamos acceso, defendamos lo poco que se avanzó, desenmascaremos las mentiras del Presidente y su clara incapacidad mental.  La soberanía del Estado está en el pueblo no en manos de Morales, está en el sacrificio de millones de guatemaltecos que con su trabajo y su aporte digno construyen  día a día un futuro en equidad para sus hijos y para todos los guatemaltecos.  ¡No a la perpetuación de los privilegios de unos pocos en detrimento de la mayoría! ¡Si a la CICIG, No al Moralazo!

Fuente: [https://elperiodico.com.gt/opinion/2019/01/08/el-estado-somos-todos-los-guatemaltecos-jimmy-morales-y-sandra-jovel-estan-defendiendo-los-privilegios-de-la-oligarquia-nacional-y-de-criminales-internacionales/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Irma Alicia Velásquez Nimatuj

Irma Alicia Velásquez Nimatuj

Craig M. Cogut Visiting Professor of Latin American Studies
Watson Institute. International & Public Affairs.
Brown University.
Irma Alicia Velásquez Nimatuj