El cambio climático mata

¿Cuándo seremos capaces de comprender que para el planeta no son sostenibles nuestros hábitos de consumo?

Marcela Gereda

Para Trump y para todos aquellos quienes niegan el cambio climático ahí están las evidencias a la orden del día: la intensidad de los huracanes como Harvey, que el pasado 25 de agosto golpeó a Texas, podría aumentar en el futuro por el aumento de la temperatura global.

Hace poco un apicultor de Sacatepéquez me dijo: “Con mi familia nos tendremos que mudar porque nos quedamos sin trabajo porque las abejas ya no vienen aquí por el aumento en la temperatura”.

Diversos estudios científicos sobre el clima han señalado que los huracanes y ciclones con una intensidad mayor son una de las consecuencias esperadas del cambio climático. Por ejemplo, esto lo explicó recientemente la reconocida científica francesa experta en climatología, Valérie Masson-Delmotte, miembro del GIEC, grupo de referencia sobre el clima a nivel mundial.

“Cuanto mayor es la temperatura del agua y la tasa de humedad, mayor puede ser la intensidad del ciclón. Ahora bien, estos dos elementos son más intensos debido al aumento del efecto invernadero”, explica la climatóloga.

“Consideramos que hay un siete por ciento de humedad más en la atmósfera por cada grado de calentamiento”, dijo.

Varios estudios muestran que “la latitud a la que los ciclones alcanzan su máxima intensidad se ha desplazado hacia los polos durante los últimos 35 años, en los dos hemisferios”.

En sociedades que viven de la agricultura, como la India, está ocurriendo un fenómeno socio-ambiental complejo para climatólogos, antropólogos, etcétera: la economista Tamma Carleton, de la Universidad de Berkeley, explicó que la tasa de suicidios en el país asiático se duplicó desde 1980 hasta llegar a 130 muertes al año, uno de los registros más altos del mundo según la OMS. Carleton encontró en correlación entre las altas temperaturas en época de cultivo y el crecimiento de los suicidios.

Su estudio estima que el calentamiento provocó en las últimas tres décadas al menos 59 mil 300 de personas que decidieron quitarse la vida. Sus pronósticos anuncian que el aumento de las temperaturas equivalen al siete por ciento de todos los suicidios, con predicción de crecimiento en ritmo al avance del cambio climático.

“El calentamiento tiene una influencia significativa sobre los suicidios en India. Los datos muestran que en un día cualquiera de la época de cultivo un aumento de apenas un grado por encima de los 20 grados supone aproximadamente 65 suicidios más al año”, informó la investigadora. La calamidad del calentamiento global queda manifiesta en los casi 60 mil agricultores indios que fallecieron porque el calor destruyó su economía.

En países como el nuestro, donde la agricultura también ocupa un lugar fundamental para soporte económico de las familias, la capacidad de asegurar las cosechas es escasa y el crédito rural funciona mal, el aumento de la temperatura es desde ya un gran desafío para la economía y para hacer política pública, para que entremos en el anillo de la educación y responsabilidad ambiental y para sabernos adaptar.

En la revista Environmental Research Letters, un equipo de investigadores de Suecia analizan diversas acciones individuales que provocarían efectos positivos en el medio ambiente: tener menos hijos (uno por familia), no poseer un vehículo, evitar los vuelos largos y una dieta vegetariana, serían medidas que ayudarían a frenar el cambio climático.

El especialista en mitigación del cambio climático Seth Wynes explicó: “por ejemplo, vivir sin coche particular evita la emisión anual de 2.4 toneladas de dióxidos de carbono, mientras que comer una dieta basada en vegetales ahorra 0.8 toneladas de CO2 al año”, indicó el científico.

El aumento en intensidad de los ciclones, el aumento en el nivel de los océanos, el aumento en la temperatura global, el incremento en la temperatura del mar, la acidificación de los océanos, son realidades y efectos del calentamiento global que son irrefutables. Los datos científicos ya están ahí, esperando a que reaccionemos, a que tomemos las decisiones adecuadas; a que cambiemos nuestros modelos y hábitos de consumo. ¿Cuándo seremos capaces de comprender que para el planeta no son sostenibles nuestros hábitos de consumo? Lo que hagamos o dejemos de hacer nos revelará tal cual somos como especie humana.

Fuente: [https://elperiodico.com.gt/opinion/2017/09/04/el-cambio-climatico-mata/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Marcela Gereda

Marcela Gereda

Antropóloga de corazón y profesión. Enraizada en la literatura, la poesía y el periodismo. He buscado cultivar el ensayo etnográfico sobre situaciones interculturales, urbanas y rurales, tratando de dar cuenta de la dinámica de las hibridaciones y los mestizajes culturales que articulan las mentalidades de conglomerados en situación de marginalidad, como ocurre con las mujeres del Sahara Occidental que han vivido en España y Cuba y que han tenido que volver a los campamentos de refugiados, y con las maras y los mareros de Centroamérica. También ha trabajado para los derechos de salud reproductiva de mujeres indígenas.
Marcela Gereda

Latest posts by Marcela Gereda (see all)