¡Buses: a no más de 90!

Carlos Aldana

Se encuentra en su proceso respectivo, una iniciativa de ley para obligar a los dueños de los buses extraurbanos a colocar en sus vehículos un aparato que controlaría la velocidad. Esto hará que esos autobuses, muchos convertidos en misiles salvajes e incontrolados, no puedan ir más allá de 90 kilómetros por hora. Parece ser que el costo de cada dispositivo en los motores se encuentra alrededor de los Q400 o Q500.

Debemos apoyar esta iniciativa y esperar que el Congreso de la República la apruebe para que ello contribuya a evitar o disminuir las incontables tragedias que ocurren en nuestras maltrechas carreteras por todo el territorio nacional. En otros países, estos aparatos se utilizan y contribuyen a bajar esos niveles de dolor de personas que generalmente son simples víctimas que están en el lugar y momento equivocados.

Ya han empezado a escucharse o a saberse de oposiciones a esta normativa, como ocurre en toda iniciativa. Pero hay que preguntarse si los rechazos a la instalación de estos dispositivos tienen que ver con el cuidado de la vida y la integridad, o responden a intereses sectarios que no deben imponerse al bien común, que en este caso se relaciona con la vida, la integridad, la salud y el bienestar de quienes circulan por las carreteras y calles del país. Y si el rechazo proviene de los dueños o de los pilotos mismos, es inaceptable porque las tragedias han sido muchas, no solo por causa de desperfectos mecánicos, sino principalmente por la imprudencia de manejar a altas velocidades, ya sea por la falta de raciocinio, por los horarios que tienen que cumplir, por la competencia, o por el simple placer morboso de sentirse pilotos de carreras, con decenas de personas a bordo y muchísimas más en riesgo fuera de cada unidad. De hecho, no hay que olvidar las múltiples denuncias y evidencias de modificaciones de los motores para que los buses extraurbanos puedan desplazarse a mayores velocidades. Pues esta ley, que esperamos se concrete pronto, va a ir al revés completamente: en lugar de pretender convertirse en vehículos de fórmula 1, van a tener que ir a menos de 90. De todos modos esta velocidad en sí misma no representa garantía de nada, porque si se corre a esos noventa kilómetros en un área poblada, estamos frente a una segura situación atentatoria contra la vida y la integridad de personas y bienes.

Por supuesto, también esperaríamos que la normativa legislativa, desde un enfoque integral, también incluya otras disposiciones como la de prohibir que los buses y transporte pesado circulen por la izquierda, porque afectan la locomoción de los otros. Y que incorporen otras propuestas que fortalezcan una cultura de vialidad en nuestro país, que también es fuente de violencia, agresividad y descomposición social. Todos necesitamos y debemos aprender a desarrollar y sostener un conjunto de valores, actitudes y comportamientos respetuosos (de personas, bienes y leyes), pero claro está, los autobuseros están en primera línea para ser controlados, porque a ellos se atribuyen muchas más tragedias que a otros. Y porque ellos tienen la responsabilidad y la función de transportar a cantidades ingentes de personas con seguridad.

Saludamos esta iniciativa de ley, y esperamos que pronto sea realidad. Y que se cumpla cabalmente. Que sea la mejor manera de rendir homenaje y recuerdo pleno a quienes han sufrido, directa o indirectamente, el salvajismo de buses descontrolados en nuestras carreteras.

Fuente: [http://www.s21.gt/2016/08/buses-a-90/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Carlos Aldana Mendoza

Carlos Aldana Mendoza

Licenciado en Pedagogía y Ciencias de la Educación por la Universidad San Carlos de Guatemala. Maestría en Pedagogía en la Universidad Nacional Autónoma de México y Doctorado en Educación en la Universidad La Salle, Costa Rica-Guatemala.
Carlos Aldana Mendoza

Latest posts by Carlos Aldana Mendoza (see all)