Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Motivos para no votar, elementos para votar nulo: Es la hora del voto

«Todo lo que tú puedas correr servirá para permanecer en el mismo lugar», dijo la Reina Roja a Alicia
Las aventuras de Alicia en el país de las maravillasLewis Carroll

Julio C. Palencia

Otto Pérez Molina fue despojado de su inmunidad en esta semana y eso le proporcionó en automático un realce a la poca credibilidad de unas elecciones consideradas ilegitimas y muy ninguneadas. Y aún mayor impulso le da el desplegado mediático del juicio que se le lleva a este presidente corrupto, la cereza en ese baño de legalidad tan urgentemente necesitado por el sistema político guatemalteco. Es evidente que sin la CICIG y sin la embajada estadounidense en Guatemala esto no hubiera sido posible. Estos vientos de cambio fueron motivados desde fuera. Las manifestaciones cívicas y pacificas, por muy masivas y ruidosas que sean, requieren para prosperar de una estructura organizativa que no se tiene. De risa fue ver al CACIF subiéndose de último momento al tren de este movimiento para no quedar como organización empresarial timorata, ella misma señalada de corrupción.

Y aunque las elecciones de este domingo 6 en Guatemala sean consideradas por muchos como ilegitimas, las consecuencias de su realización tendrán efectos reales durante los próximos cuatro años.

Hemos visto pasar, ir y venir, innumerables artículos sobre las posibles opciones de voto: votar por un candidato o cantidata, votar nulo, no votar. Echemos un vistazo a lo que cada una de estas opciones representa.

No votar. Esta es la opción favorita de los verdaderamente hartos del sistema, de sus organizaciones políticas y sus candidatos. No votar nos da la sanidad mental de mandar a la chingada el abanico de corrupción visto entre nuestros gobernantes, nuestro silencio se convierte en un verdadero statement cargado de significación. Sin embargo, el no votar también nos suma al grupo de los resignados que elección tras elección decide no asistir a las urnas. No votar se convertiría realmente en una guillotina al cuello del sistema político si un alto porcentaje de la población eligiera esta opción. Tengo la impresión que eso no sucederá en las circunstancias de Guatemala.

Votar nulo. El voto nulo representa un rechazo tajante a las opciones posibles, de ninguna manera representa un rechazo al sistema político. El voto nulo hace notar la carencia de opciones creíbles entre los candidatos, pero se tiene la esperanza de cambiar el sistema legal y político del país paulatinamente. Al votar nulo ejerces tu derecho como ciudadano pero muestras tu descontento con los candidatos y los partidos políticos. Votar nulo es en definitiva un pataleo menos radical que el no votar. Una «ventaja» del voto nulo con respecto al no votar es que es directamente cuantificable.

Votar a favor de alguien. El día de la elección le das tu voto a uno de los candidatos para presidente, para alcalde y para diputado. ¿Por qué dar tu voto en favor de alguien? Por convencimiento ideológico, por organización clientelar, porque te dan algo a cambio (un trabajo, un dinero, pago en especie), por iluso.

Está también el voto que sabe de antemano la elección presidencial perdida, pero aspira a obtener cargos de elección popular menos importantes que «en teoría» abrirán paso a un cambio del panorama político nacional. Es el caso de quien vota por los partidos pequeños, los de pocos recursos y poca intención de voto. Este es un voto que siendo profundamente práctico es en lo esencial ideológico. Es el caso que señala  Edelberto Torres-Rivas en su artículo Hay que votar por los partidos pequeños*.

Aunque tenemos contundentes motivos para no votar, elementos de sobra para votar nulo, es pertinente el llamado de orientar el voto hacia los partidos pequeños. Sí se debe votar. Recomiendo votar nulo para presidente y votar a favor de los partidos pequeños (sugiero los candidatos de izquierda) para diputados y alcaldes.

Sí se debe votar. Recomiendo votar nulo para presidente y votar a favor de los partidos pequeños (sugiero los candidatos de izquierda) para diputados y alcaldes.

 

* http://elperiodico.com.gt/2015/08/30/domingo/hay-que-votar-por-los-partidos-pequenos/

Julio C. Palencia
Sígueme
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •