Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Mireles y Nestora, emblemas de la injusticia en México

Carlos Figueroa Ibarra

La descomposición social provocada por el neoliberalismo en México y su ubicación en las fronteras del mercado de la droga más grande del mundo, lo ha llevado a una situación cercana a una falencia estatal. El problema se agravó a partir de diciembre 2006, cuando el flamante Felipe Calderón anunció una embestida total contra el narcotráfico e involucró al ejército y a la marina en la misma. La guerra contra el narcotráfico no sólo era una exigencia estadounidense sino también una necesidad política de Calderón para legitimarse después del fraude electoral de julio de 2006. Desde entonces la guerra ha provocado un enorme sufrimiento a México: 154 mil ejecuciones extrajudiciales y casi 27 mil desapariciones forzadas entre ese año de 2006 y 2015.

En ese contexto, entre un 60 y un 80% de los ayuntamientos se encuentran influenciados o francamente en manos del crimen organizado. Vastas regiones del país han sido tomadas por poderes perversos que desafían al Estado. Entre las entidades que se encuentran en esa situación están Michoacán y Guerrero. En Michoacán un cártel local, “Los caballeros templarios”, se adueñó de vastas regiones. Cobró extorsiones a campesinos, comerciantes y rancheros. Sus cabecillas y sicarios asesinaron y secuestraron a personas honradas. Convertidos en señores de horca y cuchillo, procedieron a secuestrar y violar a mujeres. En Guerrero ha sucedido lo mismo y en ambos estados la población ha tenido que organizar la autodefensa. José Manuel Mireles con los Grupos de Autodefensa que actuaron en buena parte de Michoacán y Nestora Salgado al frente de la Policía Comunitaria en el municipio de Olinalá, decidieron defenderse armas en mano de la acción de la rampante violencia delincuencial.

Ambos han pagado caro el comandar la autodefensa. El gobierno federal toleró en un principio a las Autodefensas, actuó con éstas de manera coordinada para abatir a “Los caballeros templarios” y una vez retomado el control empezó a reprimir sus integrantes más rebeldes. Es decir a aquellos que no aceptaban desarmarse porque no habían logrado capturar a los jefes del cártel. Dividiendo, infiltrando, cooptando y encarcelando a sus dirigentes más inclaudicables logró acabar con las Autodefensas. Así las cosas, en junio de 2014, Mireles y 45 de sus seguidores fueron capturados acusados de poseer armamento prohibido. Nestora había sido arrestada meses antes, en agosto de 2013 y fue acusada de ser secuestradora.

CarlosFigueroaIbarra

En un país como México con una tasa de inefectividad judicial de 98%, con una gran impunidad para los grandes capos del narcotráfico, con una permisividad indignante ante la corrupción, el ensañamiento contra José Manuel Mireles y Nestora Salgado es ultrajante. Nestora ha sufrido lo indecible en sus dos años y medio de encarcelamiennto. Estuvo sometida a un aislamiento extremo y hay denuncias de que fue torturada con descargas eléctricas. Como suele suceder en el sistema judicial mexicano, sus acusadores nunca se presentaron en las audiencias, ha sido exonerada de los cargos graves y aun así no ha sido liberada.

He aquí pues dos emblemas de la injusticia en México.

Carlos Figueroa Ibarra
Últimas entradas de Carlos Figueroa Ibarra (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •