Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Manuel Colom Argueta, la oveja más negra de todas

Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.
La Oveja Negra, de Augusto Monterroso

Julio C. Palencia

Al confirmar el asesinato cacería de Manuel Colom Argueta, algunos integrantes de la oligarquía guatemalteca celebraron con «descorche de champaña»1. Al fín áquel agitador furibundo y de peligrosa inteligencia había recibido su merecido. Manuel Colom Argueta estaba fuera de toda pretensión presidencial.

Había sido brillante como alcalde, el mejor que la Ciudad de Guatemala ha tenido. Después de muchos años de trampas legales e ilegales del gobierno guatemalteco para que Colom Argueta no registrara su partido político, por fin lo había logrado. Y esa fue su sentencia definitiva. Marzo de 1979, una semana antes de que fuera literalmente cazado por comandos militares encabezados por el General David Cancinos, Jefe del Estado Mayor Presidencial.

No vi en Guatemala una manifestación popular de dolor más grande que el entierro de Manuel Colom. Era una larguísima procesión de gente en llanto, ofendida, enojada, dispuesta a tomar posturas más radicales. Allí se cerró una puerta enorme para la patria. Allí se fortaleció la mafia que nos gobernaba.

Los grupos que nos han gobernado no responden tanto a la lógica de una clase social, sino mucho más a la lógica de una mafia estructurada y corrupta. La oligarquía los crea, los alienta, los hace cómplices.

Era de tal modo Manuel Colom el indicado para recomponer esta interrogación llamada Guatemala, que la mafia de derecha y ultraderecha evitaron que llegara siquiera a presentarse como candidato.  Permitirle participar en elecciones para presidente era garantizar que serían derrotados y recular así a lo más rancio de la oligarquía.

Manuel Colom Argueta no era un desconocido para esa mafia gubernamental.

A Romeo Lucas García lo conoció en su exilio salvadoreño siendo él catedrático de la Facultad de Derecho en la Universidad de El Salvador. Lucas García era entonces mayor del ejército y estudiaba en la escuela de Comando y Estado Mayor.2  Lucas García lo buscaría para que fuera su vicepresidente en 1978. Colom Argueta lo rechazaría con un «usted no me va a poder cumplir con los propósitos que he tenido siempre de evitar la violencia y los crímenes que se cometen en Guatemala y yo no voy  a ser cómplice de más asesinatos que a diario se cometen contra el pueblo».3

Francisco Villagrán Kramer (quien sí aceptaría la vicepresidencia ofrecida por Lucas García), intelectual de textura y posición gris en la historia de Guatemala. Con biblia en mano y en posición de rezo frente al féretro de Alberto Fuentes Mohr (asesinado al día siguiente del registro de su partido político), Manuel Colom le espetó «No seas hipócrita,  Pancho».4 Villagrán Kramer era aún vicepresidente el 22 de marzo, fecha del asesinato de Colom Argueta.

Efraín Ríos Mont, triunfador en las elecciones para presidente de 1974. Defraudó a la ciudadanía que lo llevó a la presidencia con el apoyo de Manuel Colom Argueta y Alberto Fuentes Mohr. Tuvo un exilio tranquilo como agregado militar en España y regresó al poder convertido en la maldición que fue en los años 80.

Manuel Colom Argueta fue asesinado el 22 de marzo, hace ya 34 años. Estaba en la cúspide de su liderazgo y su inteligencia en un entorno infernal que sólo sabia matar. Su asesinato era inminente y aún así optó por continuar.

La puerta por donde transite este pueblo y esta patria con dignidad sigue sellada.  No hay liderazgo visible. Tiendo a pensar que Colom Argueta hubiera deseado que su muerte sirviera para algo. Hasta el momento, en nuestra Guatemala Desmemoriada, sólo el olvido está sobre su nombre.

No más ovejas negras en un país que detestó y asesinó la inteligencia.

No vi en Guatemala una manifestación popular de dolor más grande que el entierro de Manuel Colom. Era una larguísima procesión de gente en llanto, ofendida, enojada, dispuesta a tomar posturas más radicales. Allí se cerró una puerta enorme para la patria. Allí se fortaleció la mafia que nos gobernaba.

 

Notas
1. Meme Colom, Líder de Líderes. De Edgar Rosales. Pág. 139
2. Biografía Política de Guatemala. Los pactos políticos de 1944-1970. Francisco Villagrán Kramer. Pág. 16
3. Revista Otra Guatemala, citada en Meme Colom, Líder de Líderes. De Edgar Rosales
4. Meme Colom, Líder de Líderes. De Edgar Rosales. Pág 122

 

Sígueme

Julio C. Palencia

Fundador y Director at Poesía Guatemalteca
Julio C. Palencia. Traductor y poeta. Funda y dirige Poesía Guatemalteca, Narrativa y Ensayo, y Prueba y Error, sitios en línea. Autor de varios libros.
Julio C. Palencia
Sígueme
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •