Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Irmalicia Velásquez Nimatuj

Sin proponértelo paraste nuestras vidas,
hiciste que dejáramos nuestras cotidianidades.

Tu decisión nos obligó a detenernos
para mostrarnos los límites de las fronteras
que, una vez cruzadas, no tienen retorno
ante lo humano, carnal y vulnerable.

Nos obligaste a verte reflexivamente,
a recordar las bicicletas, la foto familiar,
a reír por las travesuras de la adolescencia,
a ver las peleas absurdas
que terminaban en cómplices concesiones
o a buscar la marca que dejó la varicela.

Se quedan impresos en la memoria
nuestros días juntos.
Los inmortalizará el tiempo,
el recuerdo,
los otoños,
las celebraciones íntimas,
los momentos únicos,
las sonrisas honestas,
los sueños que se nos fueron
y los momentos que tontamente perdimos.

Vuela,
vete.

Ya acompañamos tu camino con pino,
candelas y pétalos de flores.
Te hemos soltado
¡corre, corre!
Sepárate de esta parte.

Ya has roto las ataduras,
ya rompiste el círculo que te oprimía.

Todos los que te amamos desde que llegaste,
estamos sosteniendo y abriendo el cofre
de donde desenvolvemos las servilletas.

Estamos sacando, uno a uno, nuestros momentos,
envueltos en hojas de milpa tierna de julio
y en fresco doblador de noviembre.

Hemos mojado el sibac
para desatarlo rápidamente,
para que puedas partir con el viento,
con la lluvia, con el frío, con las hojas.

No dejes de correr.
Ya llegaste al encuentro
de nuestras abuelas y abuelos.

Con su manojo de llaves
ya se apresuraron a abrir los candados,
ya separaron los aldabones,
ya te abrieron el portón.

Te han recibido en sus abrazos,
te cobijan en su regazo,
te recuestas en sus nahuas
y te cubren con sus rebozos.

Están hermosas, y tú
has llegado vestido de fiesta,
mientras nosotros te vemos volar,
te vemos partir con tu sonrisa eternizada.

Aquí queda tu lugar,
aquí se inmortaliza tu presencia,
aquí seguirán nuestros momentos plasmados
en lunas y calendarios.

No más agonía,
no más dolor,
suelta tu carga,
te ha alcanzado la paz.

Guardaremos tu silla en el comedor,
en el trinchante colocaremos tu batidor,
en el cuarto de papá enrollaremos
el cáñamo para tu barrilete
y en el escritorio dejaremos
el micrófono de la radio.

Mientras nos alejamos, te recordamos
que aquí seguiremos luchando,
soñando
y amándote.

Irma Alicia Velásquez Nimatuj

Craig M. Cogut Visiting Professor of Latin American Studies
Watson Institute. International & Public Affairs.
Brown University.
Irma Alicia Velásquez Nimatuj

Latest posts by Irma Alicia Velásquez Nimatuj (see all)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •