Ayúdanos a compartir

Irmalicia Velásquez Nimatuj

Demandamos la solidaridad de las mujeres diversas, conscientes y consecuentes del mundo para proteger la vida de las abogadas Leily Indira Santizo Rodas exmandataria de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y de Eva Siomara Sosa exfiscal de la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI). 

Ambas están siendo perseguidas penalmente por la Fiscal General María Consuelo Porras y criminalizadas por la Fundación Contra el Terrorismo, cuyos dirigentes haciendo uso del privilegio patriarcal no han dejado de agredirlas verbal, emocional y casi físicamente dentro de los tribunales.  El delito de las togadas es haber investigado casos de alto impacto en Guatemala en donde mostraron en sendas investigaciones los profundos niveles de corrupción en los que han incurrido funcionarios y los mismos presidentes: Otto Pérez Molina, Álvaro Colom Caballeros, Jimmy Morales y el actual presidente Alejandro Giammattei.  Así como las elites económicas, militares y políticas que orbitan alrededor del estado y que son responsables de crímenes que van desde genocidio, delitos contra deberes de la humanidad hasta el saqueo millonario y planificado de los bienes y de los presupuestos generales de la nación.  Por eso, a partir del 2016 han ido conformando un grupo denominado “Pacto de Corruptos” para desmantelar los avances en el sistema de justicia, conservar la presidencia de la república y el congreso, desde donde, en contubernio con el crimen organizado han obligado a exiliarse a jueces independientes, fiscales y funcionarios probos.

La vida de Leily Santizo y Eva Siomara está en peligro y les están negando el derecho a la defensa para mantenerlas en prisión.  Las mujeres unidas y presionando desde los diferentes espacios en que nos desempeñamos enfrentaremos la fachada de legalidad del gobierno de Giammattei, la fiscal Consuelo Porras y los medios de comunicación afines que buscan perseguir, aterrorizar y amenazar a las y los guatemaltecos honestos e instaurar una dictadura de corte religiosa, conservadora, autoritaria y sobre todo corrupta e hipócrita.

Leily Santizo y Eva Siomara aunque las agencias de Naciones Unidas les han dado la espalda, ustedes no están solas, las acompañan millones de mujeres alrededor del mundo, quienes levantamos nuestra voz y demandamos ¡Justicia!

Las mujeres no tenemos nacionalidad cuando cualquiera de nosotras está siendo atacada por, medios legales e ilegales, por defender la justicia, desmantelar la impunidad, buscar el bien común y materializar el principio universal de que nadie, sin importar su proveniencia, clase social, origen étnico o sus privilegios, está por encima de la ley.

¡Justicia para Leily Santizo y Eva Siomara! ¡Protección para las y los jueces y fiscales honestos perseguidos por el pacto de corruptos!

¡Castigo para Alejandro Giamattei, Consuelo Porras y sus aliados!

¡Guatemala vive empobrecida y migrando porque han acabado con las oportunidades y están asesinando a la justicia!

¡Basta de impunidad!

Fuente: [elperiodico.com.gt]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Irma Alicia Velásquez Nimatuj
Últimas entradas de Irma Alicia Velásquez Nimatuj (ver todo)