Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Si el NEGOCIO en el Ministerio de Salud han sido los CONTRATOS DE COMPRA DE MEDICINA, SERVICIOS DE EQUIPO DE SALUD, CONTRATOS AD-HOC PARA CIERTAS EMPRESAS que sólo propician la privatización de la salud, es indudable que el NEGOCIO EN EL MINISTERIO DE EDUCACIÓN es la OFERTA ACADÉMICA PRIVADA, por eso debilitar la capacidad institucional del Sector Educativo Público es esencial para que este negocio se logre.

Desde hace unos meses, creo que ya se ajusta incluso más de un año, en el que mis comentarios han sido tan reducidos como escuetos en cuanto a la realidad el país, por la percepción de que resulta redundante discutir o polemizar situaciones y problemáticas de la nación que tienen obvias soluciones, pero la demagogia y la ineptitud de las autoridades y el monstruo de la burocracia y la corrupción no permiten la mejora del país.

Pero debido a las condiciones cíclicas, en que las supuestas autoridades que rigen el país pretenden imponer medidas ineficaces desde su concepción, sólo pretenden atrofiar y desfigurar los fundamentos esenciales de la construcción de la formación del ciudadano guatemalteco.

Desde el insigne Presidente de la República Juan José Arévalo, quién fue unos de esos extraños y extraordinarios casos de liderazgo pedagógico y estadista al mismo tiempo, no hemos encontrado alguien que construya una verdadera política educativa con fundamento en el desarrollo social, basada en la igualdad humana de todos los ciudadanos guatemaltecos. Precisamente hoy veía dos documentales “Capitalism A love story” de Michael More y “Al Sur de la Frontera” de Oliver Stone, y no es que estos dos documentales, que había visto anteriormente, precisamente ahora me abrieran los ojos acerca de la manipulación del sistema por parte de los neoliberales para inducir e imponer políticas de ignorancia y esclavitud desde el subempleo para mantenerse en el poder político y así seguir con su saqueo de los recursos del país y esa honrosa nueva historia de Latinoamérica donde se recupera el valor de ser latinoamericano y se lucha por lo propio, la identidad.

La medida de ampliación de la carrera de Magisterio en el Diversificado, es una medida que se ha intentado anteriormente, no había tenido eco en los estudiantes, porque quizá son los únicos con la honestidad propia de la edad, para poder actuar y manifestarse de forma inmediata.

Recién a esta hora de la noche, se oye la noticia de que la Ministra de Educación suspendió las clases en los centros públicos donde los estudiantes se han manifestado en contra de la modificación de la duración de la carrera de Magisterio. Esta decisión de suspender clases sólo busca debilitar el poder de convocatoria y reunión de los estudiantes que rechazan dicha medida. Esta no es la forma de “dialogar” con la que se había hecho tanta alharaca en los medios de difusión. Incluso no es extraño que Guatevisión hiciera una entrevista superflua en su emisión de la noche del día de hoy, con preguntas tan banales y con tan poca documentación “legal” de los argumentos del cambio y la reacción directa de los afectados, me pregunto, por qué no establecieron mejor un segmento estilo debate, creo que son obvias las razones. En estos segundos Noti7 le hace el espacio a la misma Ministra.

Este “diálogo”, como ella lo indica, no funciona desde la televisión hacia los estudiantes. Los estudiantes no son estúpidos espectadores de televisión, lo que la cajita idiota repite o transmite no es ley divina para que como autómatas ellos obedezcan las “normas” o “reglas”.

 

¿Por qué creo que hay un intento de privatización?

Los hechos son prácticos. Si la carrera de Magisterio se convierte en un Bachillerato de 2 años y se exige que se aplique a un “Técnico Universitario”, el estudiante de diversificado, para desarrollarse en el Magisterio, tendría que cumplir un tiempo mucho más amplio (como ya se mencionó). Es obvio que el estudio de la Docencia es un ejercicio permanente, que no sólo depende de la cantidad sino de la calidad de formación que se le brinda a los estudiantes de esta especialidad. Son aproximadamente unos 40 mil estudiantes o más, si tomamos en cuenta  que la carrera de Magisterio es la que más se brinda en el interior del país en las instituciones públicas, creo que son más estudiantes, por que está más claro que el agua, este es un nicho de negocio garantizado para la privatización de la formación magisterial.

 

¿Qué universidad privada va a rechazar un promedio de 10,000 ó 40,000 estudiantes en sus nóminas?

Imagine si un estudiante promedio de una universidad privada gasta al menos Q500 a Q600 quetzales mensuales en pagos administrativos y académicos, multiplíquelo por 10,000 o 30,000, ¿cuánto sería?

15,000 estudiantes x Q500 mensuales : Q750,000 (setecientos cincuenta mil quetzales al mes)

Q750,000 x 12 meses :   Q90,000,000 (noventa millones de quetzales al año)

Si todos esos estudiantes de magisterio del sector público son obligados a asumir una carrera de bachillerato de “ciencias y letras” con especialidad en Educación (sic), cuando tengan que ingresar a un centro universitario para aplicar al Técnico Universitario, al que lógicamente aplicarán en una privada, porque es obvio que la  USAC no brinda la transparencia en sus pruebas de ingreso como para garantizar el ingreso a todos los estudiantes aptos, la mayoría se verá forzada a ingresar a una institución privada.

Y no nos extrañe que aparezcan por “arte de magía” los “Técnicos Universitarios” en Magisterio, en las universidades privadas, so pretexto de una “especialización” ad hoc para estos estudiantes egresados del “Bachillerato en ciencias y letras”. No se vayan a sorprender de que esto suceda, porque desde que se planteó este cambio ya lo tenían proyectado. Y tampoco sea tan ingenuo en pensar que se lo van a decir con anticipación, porque no son tan sinceros como para hacerlo. ¿O será casualidad que “algunas” universidades privadas ya tienen esas “especialidades”? Usted decida si es casualidad o no, yo sólo presento hechos y los analizo, ya su criterio le hará una opinión.

Desde mi punto de vista esta medida, más que mejorar la calidad educativa de los diversos sectores del Magisterio, sólo es una acción de privatización de la educación nacional.

Desde que tuve la posibilidad de recorrer aldeas y caseríos de diversos lugares del país, descubrí que más allá de la vocación del maestro y de sus constantes esfuerzos por educar a los alumnos, el apoyo del Estado de Guatemala para que la Educación sea igualitaria y de calidad no es una realidad.

El Estado de Guatemala tiene una deuda de más de cinco décadas con la Educación de los ciudadanos, y la malversación y la corrupción junto a la demagogia son los instrumentos de engaño, para disfrazar estas reformas como las “soluciones” a los problemas estructurales de la educación. Lo que obviamente no cambiará las míseras condiciones de las instalaciones de las escuelas y centro educativos, que son más galeras, gallineros, que aulas escolares.

La Ministra está desvariando, y es obvio que no de locura sino de inducir a creer que estas soluciones son reales. Previo a esto debería invertir más en tecnología educativa, salarios dignos y puntuales a los docentes, estímulos académicos a la calidad docente con becas y tantas otras formas de incentivos morales y éticos que hacen del maestro el mejor instrumento de la transformación social. Pero obviamente, ella no busca la transformación social, sino la capitalización de la sociedad estudiantil.

Sólo escribo esto porque estoy harto, como muchos otros ciudadanos, del cinismo y la hipocresía de estas propuestas, y como guatemalteco ejerzo el derecho de manifestarme en contra de ésta y de las acciones que el Gobierno pretenda imponer amparados con la mediatización tradicional.

Y qué otra cosa podríamos esperar de este Gobierno, que ve al ciudadano como un animal que debe obedecer las órdenes de su superior, como si los guatemaltecos fuéramos soldaditos de juguete. Qué repitamos como un batallón de sumisos “Sí señor, señor”. Pero están equivocados y ojalá que los que se dicen representantes de la “sociedad civil” también se manifiesten en este asunto.

Autor: Utrillo (Mauricio López Castellanos)

Guatemala, 17 mayo 2012.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •