Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Pronto saldrá a la venta un libro valioso y necesario. El mismo fue presentado el pasado 10 de octubre en el Museo Nacional de Historia: “La Nueva Guatemala”, antes y después de los terremotos 1917-1918 de Arturo Taracena Flores. 

Marcela Gereda

Hace medio siglo, Arturo Taracena Flores (1887-1970), publicó a través de la Tipografía Nacional, el álbum conmemorativo del cincuentenario de los terremotos de Guatemala (1917 – 1918). 

Considerando que dicha edición se encuentra agotada, en ocasión del centenario de aquella catástrofe, se desarrolló un segundo libro ampliado, con el objeto de contribuir al urbanismo, arquitectura, construcción, la cultura, memoria y el sentido de pertenencia hacia la ciudad de Guatemala y al conocimiento de lo que hemos sido como sociedad. La ciudad es un espejo de nuestra identidad y de nuestras relaciones sociales. 

Arturo Taracena Flores fue historiador, coleccionista, investigador y minucioso bibliógrafo. Reunió desde los primeros años del siglo XX una serie de imágenes y testimonios de la Guatemala de finales del siglo XIX y principios del XX. La mayor parte de estas fotografías se encuentran en la actualidad en el archivo de la familia Taracena Flores de la fototeca del Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica (CIRMA). 

La presentación del libro fue posible gracias al entusiasmo y dedicación del Dr. Roberto Gereda Taracena. A manera de situarnos en la época, se podrán leer textos del Lic. Miguel Álvarez Arévalo, el Ing. Héctor Monzón y del Dr. Miguel Flores. La edición fue patrocinada por Cementos Progreso. 

En el recorrido de este libro el lector podrá visualizar el desarrollo del urbanismo de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, y por otra parte se encontrará ante la catástrofe estremecedora en que casi nada quedó en pie; templos religiosos, edificios y monumentos públicos, casas, comercios, etc., destruidos en el que según las crónicas murieron 15 mil personas de aquella ciudad capital de principios del siglo pasado que albergaba alrededor de 109 mil habitantes, haciendo una proyección esto equivale a que si hubiese un terremoto en la actualidad, morirían alrededor de 350 mil ciudadanos.

En esta edición ampliada se colocaron fragmentos de los escritores cronistas Enrique Gómez Carrillo, José Santos Chocano y José Rodríguez Cerna. Adicionalmente se llevó a cabo una investigación de quien diseñó y construyó los edificios públicos, templos religiosos y monumentos de la ciudad de principios del siglo XX. 

El libro es una joya porque nos muestra imágenes testimoniales de lo que fue la ciudad y desde el aspecto social y humano, nos recuerda la capacidad de resiliencia de la población para reinventarse a sí misma. 

¿Cómo podríamos recuperar la fuerza social y solidaria, con la que se levantó la ciudad después de ser sacudida por aquellos terremotos? Dice Julio Cortázar que la esperanza le pertenece a la vida; es la vida misma defendiéndose. Sin esperanza no se puede vivir. Después que los terremotos sacudieron el espacio urbano, dejando miles de muertes y desolación, una red de solidaridad y una capacidad de empatía muy guatemalteca, hizo volver a andar a la ciudad. 

Es desde la vigilancia, solidaridad y participación cívica que podemos juntos construir otra ciudad, porque el espacio urbano es también una relación social, una extensión de nosotros y por ello es necesario hacerlo de todos y para todos. 

Es preocupante percibir el desdén que tantas veces se manifiesta hoy al referirse a nuestra ciudad, en cuanto a que se ha vuelto un caos en donde el espacio urbano pareciera conformarse por guetos con mínima integración e interacción. Como lo muestran las imágenes de este libro la ciudad ha quedado soterrada bajo escombros y fue desde esa desolación que nuestros abuelos se unieron para abrirse paso hacia el futuro. Hoy tenemos nuevos sismos sociales y ante ello estamos con ese desafío común de unirnos, salir de nuestras burbujas individuales, hacer comunidad para caminar juntos hacia una nueva versión de nosotros mismos, para engendrar una nueva ciudad.

Fuente: [https://elperiodico.com.gt/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Marcela Gereda
Últimas entradas de Marcela Gereda (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •