Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Lucía Escobar
lucha libre

Un incendio en unas bodegas de la zona 6 puso al descubierto el Archivo Histórico de la desaparecida Policía Nacional, AHPN. En unos 57 millones de folios se encontraban todos y cada unos de los movimientos, procedimientos y operativos de la policía guatemalteca durante 116 años de historia cotidiana de la institución, desde que fue fundada en 1881 hasta su disolución en 1997. Durante mucho tiempo, las autoridades negaron la existencia de este acervo y no fue hasta el incendio en 2005 cuando el Procurador de los Derechos Humanos denunció las condiciones de abandono en que se encontraba este material. Fichas, papeles, fotos, expedientes se llenaban de hongos, humedad y polilla; se deshacían entre heces de ratas, insectos y murciélagos. Afuera de las instalaciones cientos de carros destartalados y chocados hacían de hábitat perfecto para zancudos, pulgas y plagas.

Gracias a un trabajo conjunto entre la comunidad internacional y autoridades expertas en archivística, después de quince años de trabajo profesional y constante, hay 22 millones 148 mil 518 imágenes de documentos accesibles para cualquier tipo de consulta desde cualquier lugar del mundo a través de la Unidad de Acceso a la Información Pública del AHPN y también del sitio http://ahpn.lib.utexas.edu. Los demás documentos que se encuentran en proceso de ser digitalizados también han sido salvados, clasificados, limpiados y archivados correctamente mientras son resguardados y esperan su turno de ser escaneados. Investigadores nacionales y de todo el mundo han realizado consultas históricas y recopilado información científica. Sociólogos, antropólogos, estadistas, escritores, cineastas, abogados y estudiantes han encontrado aquí un sinfín de información para entender, comprender y analizar un siglo de institución policíaca en el país. Documentos de este archivo han servido como pruebas documentales para juicios de delitos de lesa humanidad como el del niño Molina Theissen, la quema de la Embajada de España, etcétera. Las fichas de seguimiento a personajes entrañables y desaparecidos como el escritor Luis de Lión, el político Manuel Colom Argueta o el líder estudiantil Oliverio Castellanos dan fe de la importancia del hallazgo. La película La Isla de Uli Stelzner, el libro El material humano de Rodrigo Rey Rosa y Encarnación de José Manuel Mayorga son algunos de los productos inspirados en el archivo.

Hoy, toda la historia de la institución, información valiosísima corre un grave peligro de verse destruida, desordenada, manipulada o desaparecida ya que vence un convenio de cooperación entre instituciones, oportunidad que el nefasto ministro de Gobernación, Enrique Degenhart quiere aprovechar para “resguardar”, aunque más bien parece asaltar este valioso archivo. Lo quiere devolver de nuevo a la oscuridad y al polvo, a las mazmorras del olvido. Lo que no sabe Degenhart y sus nefastos asesores es que no se puede luchar contra la verdad y la memoria. La historia de la policía nacional es la historia de todos los guatemaltecos, es la historia de represión, violencia y espionaje que no queremos repetir, que nunca más va a volver a suceder. Estos papeles son evidencia histórica de un tiempo oscuro y triste que ya quedó atrás.

@liberalucha

Fuente: [https://elperiodico.com.gt]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Lucía Escobar

Estoy casada con el periodismo y a veces le soy infiel con la ficción. He sido redactora, reportera, editora, columnista y lo que se ofrezca en una redacción. Escribo porque me siento cómoda entre las palabras. Además, soy entusiasta del arte, la cultura y la ecología.
Lucía Escobar

Latest posts by Lucía Escobar (see all)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •