Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hora de abrir la cloaca, señores diputados

Virgilio Álvarez Aragón

La ineficiencia e ineficacia del presidente Morales es ya, a esta ahora, más que evidente y palpable a simple vista. Nunca antes tuvimos dirigiendo los destinos del país a alguien no solo incapaz, sino también que presume de su incapacidad.

Los indicadores sociales son clara evidencia de ello. De la disminución acelerada de la matrícula al deterioro de la infraestructura escolar dan cuenta los cientos de miles de niños que han quedado fuera del sistema. Todos somos testigos del pésimo funcionamiento de la red hospitalaria y de la casi inexistente atención primaria de salud. Caminos y carreteras día a día resultan más intransitables. La violencia se ensaña en contra de los más pobres. Además, peligrosamente, todos los días somos testigos impotentes de la persecución y el asesinato de líderes comunitarios que intentan promover nuevas opciones políticas.

Lamentablemente, el presidente y su grupo no pueden ser juzgados penalmente por ello, por lo que tendremos que esperar largos 16 meses para que otros, menos corruptos y tal vez un poco más capaces, puedan hacer algo para sacar al país del fango. Pero, aparte de ello, resulta que las órganos públicos de investigación criminal han encontrado fuertes indicios de conducta delictiva del señor Jimmy Morales en el anterior evento electoral.

No es una cuestión liviana, pues tiene que ver con financiamiento ilícito a su campaña y a su organización política. No lo ha dicho solamente la anterior jefa del Ministerio Público. La nueva inquilina del palacio de Gerona, la señora María Consuelo Porras, luego de ver y rever la documentación, de revisarla por casi tres meses, no tuvo más opción que presentar un nuevo pedido para que al señor Morales, que funge como presidente de la república, se le retire la inmunidad, juez competente lo juzgue y así se aclare en definitiva si cometió o no delitos electorales.

Hasta ahora, las informaciones con las que cuentan los entes fiscalizadores son escuetas, pues no se pueden analizar las cuentas personales, los documentos particulares del actual presidente, pues goza de la prerrogativa del antejuicio. No obstante, a pesar de ello, solo con esas informaciones hay ya fuertes indicios de actitud criminal.

El pedido de retiro de inmunidad resulta relevante y significativo para la salud de la vida política del país, pues permitiría que se demuestre que nadie está por encima de la ley y que, de ser inocente, el presidente, aunque incapaz de gobernar, no es un delincuente.

Las evidencias son tales que la Corte Suprema de Justicia, a pesar de estar a favor del presidente Morales, no ha podido sino darle trámite al pedido, que ahora deberá ser aprobado por el Congreso de la República.

El pedido está, pues, de nuevo en manos de los diputados del Congreso en un momento en el que, más que imponerse la amistad y el afecto, debe prevalecer el sentido de responsabilidad política y pública. Por ello, antes que nada, los diputados del FCN deben ser impedidos de participar en la comisión pesquisidora, pues tienen conflicto de interés en esa investigación. Es el secretario general de su partido el que está siendo cuestionado, y ellos no pueden ser jueces en algo en lo que son parte interesada.

A los amigos, parientes y clientelas del señor Morales hay que dejarles claro que la inocencia de su benefactor no se demostrará con gritos, marchas o triquiñuelas dentro y fuera del Congreso. Él tendrá la oportunidad de defenderse y de demostrar su inocencia ante juez competente, que no será el comisionado Iván Velázquez, quien solo podrá, junto con la jefa del Ministerio Público, presentar pruebas en su contra.

Será durante el juicio cuando los enemigos acérrimos de la Cicig y su responsable podrán demostrar que Morales es honesto hasta decir ya no y que el señor que dirige esa agencia, por cierto la institución que goza de más credibilidad en el país por el momento, no ha tenido en este caso la razón.

El país está a las puertas de un nuevo nivel de desarrollo político. De la madurez política de los señores diputados dependerá que logremos abrir esa puerta o que se cierre por otro largo período.

Fuente: [http://plazapublica.com.gt/content/hora-de-abrir-la-cloaca-senores-diputados]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Virgilio Álvarez Aragón
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •