Plática con el alcalde que prohibió las bolsas plásticas

Tenemos que entendernos como autoridades y empresarios.

Marcela Gereda

Mauricio Méndez el Hombre 111, nació en San Pedro La Laguna, es maya tz’utujil. Estudió arquitectura en la Universidad de San Carlos. Hoy es el alcalde de donde nació. El pasado 2 de septiembre, junto al Concejo Municipal, firmó el Acuerdo 111-2016 en el que se prohíbe el uso de bolsas plásticas, duroport y pajillas.

Ante esa iniciativa, la gremial de plásticos demandó al alcalde alegando que va en contra de la libre empresa.  Esto podría haber sido una broma, pero va en serio porque tienen miedo de que esta iniciativa se vuelva un movimiento organizado sin capacidad de comprender de que esto es lo que el planeta entero necesita.  ¿Acaso no les importa el país que les van a dejar a sus hijos? ¿Prefieren pasar a la historia como empresarios “exitosos” pero negligentes e irresponsables o como sujetos conscientes del medio del que viven y preocupados por el planeta que heredarán a sus hijos?

En conversación con el alcalde de San Pedro La Laguna, estas fueron sus respuestas a mis preguntas:

¿Cuál era la situación de contaminación para haber llegado a este acuerdo?

– Esto inició hace muchos años y con administraciones anteriores. La situación de contaminación del lago y de la zona había llegado a un nivel crítico en el que sabíamos que debíamos actuar rápidamente.

A través de la planta de tratamiento de desechos logramos establecer estadísticas sobre aquello que es lo que más se tira y es menos biodegradable, de esta realidad observable nace el Acuerdo 111.

Nuestra planta de desechos es un proyecto de la Municipalidad de San Pedro mancomunado con AMSCLAE, esta es para los 14 mil habitantes. Al ser un destino turístico duplicamos nuestra basura, por lo que comprendimos que el manejo de desechos sólidos debía ser un tema central en nuestra política para poder rescatar el lago que nos da la vida.

¿En qué consiste el Acuerdo 111?

– Es una medida que abarca distintos niveles desde lo comunitario y local, educación y regulación de basura para turismo y locales. Este acuerdo ha implicado una campaña de sensibilización, educación, alianzas y mucho trabajo.

¿Cómo nació su visión ambientalista?

– Al ser criado en San Pedro La Laguna, y como dice el dicho, “mal criado en la Usac”, me hace tener un panorama, recorren en mi sangre ideas y preguntas sobre cómo desde la política hacer más habitable este lugar. Antes nosotros podíamos nadar, es el recuerdo que hay en nuestra memoria de infancia. Pero si no actuamos ya, ¿qué le voy a heredar a los que estarán después de nosotros?

¿Hay alguien de la comunidad pedrana tzutujil que se oponga a este acuerdo?

– Todos lo apoyan, niños y jóvenes, mujeres y ancianos, porque todos estamos conscientes de que este acuerdo es necesario para rescatar lo que nos hace posibles. Hemos llegado a acuerdos y obtenido el apoyo de los pastores y sacerdotes de las iglesias y templos evangélicos, de esta manera desde la religión tratamos de concientizar a la gente.

¿Han recibido para este acuerdo apoyo del Ministerio de Medio Ambiente?

– Ningún apoyo. Solo felicitaciones. Pero quisiera que hubiera un acto público para que otros municipios se adhieran a esta iniciativa y tomar consciencia de que podemos volver a hacer de Guatemala el País de la de Eterna Primavera.

¿Cómo se posiciona ante la demanda contra su persona que realiza la gremial de plástico?

– El 15 de enero cumplo un año de haber asumido la alcaldía de San Pedro. Si tuviera la oportunidad, volvería a tomar la misma decisión. No por necedad, sino por convicción. Porque sé que si el lago muere, nosotros morimos. Sé que mi brújula no está perdida porque hay otros que quieren subirse a este barco. Pero para ello debe haber una apoyo de todos los niveles.

¿Hay algo que le quisiera decir a la gremial de plásticos que se opone a la iniciativa 111?

– Sí, que los invito a tomar un café de altura en Atitlán para que dialoguemos. No quiero pelear, lo que quiero es que midan lo que se le hace al lago con la basura, lo que quiero es poder salvar al lago. Podemos llegar a un acuerdo en común. Tenemos que entendernos como autoridades y empresarios, podemos ser amigos y resolver esto para que podamos heredar vida a las futuras generaciones.

¿Algo que quiera agregar?

– Agradezco a todos los pedranos por el apoyo. Admiro a gente como Gandhi y como los abuelos de nuestra espiritualidad maya ancestral, que buscaron la paz para convivir con el ambiente, ese el camino por el que podemos juntos trabajar.

Fuente: [www.elperiodico.com.gt]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Marcela Gereda

Marcela Gereda

Antropóloga de corazón y profesión. Enraizada en la literatura, la poesía y el periodismo. He buscado cultivar el ensayo etnográfico sobre situaciones interculturales, urbanas y rurales, tratando de dar cuenta de la dinámica de las hibridaciones y los mestizajes culturales que articulan las mentalidades de conglomerados en situación de marginalidad, como ocurre con las mujeres del Sahara Occidental que han vivido en España y Cuba y que han tenido que volver a los campamentos de refugiados, y con las maras y los mareros de Centroamérica. También ha trabajado para los derechos de salud reproductiva de mujeres indígenas.
Marcela Gereda

Latest posts by Marcela Gereda (see all)