Y sin embargo tuvo la oportunidad…

Danilo Santos

Para la mayoría la vida sigue igual, toca pensar ya en las fiestas de diciembre y los gastos que representan, y claro, lo que se viene después, que es una cuesta que cada vez es más difícil subir. La realidad de todos los días supera lo que sucede en las “altas” esferas de la política nacional; no digamos el quehacer del gobierno y Estado de Guatemala en Naciones Unidas y de cara al gobierno de Estados Unidos.

El Ejecutivo simplemente hace caso omiso de una clara resolución de la Corte de Constitucionalidad, y son pocas las personas que hacen algo, pocas las organizaciones; otras más, en círculos pequeños, lo comentan y se asustan con el próximo paso de un liderazgo cada vez más fundamentalista. Pero y la población, “el que vende plátanos en el mercado”, se interesará; cuál es el parecer del rutero, de la tendera, del campesinado y los obreros y obreras, del magisterio, etc., si tienen opinión al respecto, la piensan o emiten mientras siguen con ese miedo y normalidad que ya hace parte de nuestras costumbres.

Su estrategia triunfó de momento, porque la respuesta al final es “ya están cerca las próximas elecciones”, y eso es lo que quiere la clase política y las élites “elecciones libres y democráticas”. Y claro, el sistema está hecho para que gane cualquiera, cualquiera a la conveniencia de los que se sienten amenazados por las investigaciones sobre su añeja participación en la execrable corrupción. Y por si acaso, se discute en el Congreso de la República una reforma al Código Penal donde se tenga garantizado que por financiamiento electoral ilícito nadie irá a la cárcel, una multa y ya. Ahora las comisiones que se cobren para generar el fondo de campaña incluirán el cálculo de la multa a pagar si los cachan.

Triunfaron colocando en la agenda mediática y redes sociales las críticas y desprestigio al Comisionado y a la Comisión Contra la Impunidad en Guatemala. Incluso han logrado desmovilizar la crítica al financiamiento electoral ilícito, ahora resulta que es un despropósito juzgar a alguien por un financiamiento que se sabe de dónde venía, (no fue declarado, pero se sabe la fuente, así que les parece exagerado); son “empresarios honrados los que emitieron los cheques”, no son parte del “crimen organizado ni del narcotráfico”. Se les olvida que una cosa es la fuente del financiamiento y otra si éste se registra o no, y tratan de engañar a la gente con eso. Toda vez no haya claridad de dónde vienen los fondos de los partidos, se registren y se sepa claramente en qué los invirtieron: “el financiamiento electoral es (seguirá siendo) el pecado original de la política”.

Quedará registrado para la historia: fue un pésimo gobernante, se cegó, se olvidó de gobernar por orgullo, inmadurez, fundamentalismo e ineptitud: “y, sin embargo, tuvo la oportunidad” pero prefirió que nada se “moviera” en la dirección de la justicia, la prosperidad y la construcción de la paz.

Fuente: [https://lahora.gt/y-sin-embargo-tuvo-la-oportunidad/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Danilo Santos Salazar

Danilo Santos Salazar

Politólogo y pensador a contrapelo de la realidad nacional e internacional. Veinticuatro años de trabajo al lado de causas que buscan la transformación de las iniquidades en Guatemala.
Danilo Santos Salazar