Somos el “problema indio”

El lente racista con que se nos asume trasciende pueblos, ideologías, clase y género.

María Aguilar

¿Por qué deben cuestionarse las representaciones que ladinos y mestizos asignan a los pueblos indígenas? Sin adentrarnos en discusiones teóricas sobre políticas de identidad o descolonización la respuesta radica en que esas representaciones perpetúan estereotipos y justifican opresión, exclusión o exterminio de indígenas.

Por eso, a los indígenas se nos niega nuestro pasado. El vínculo con la civilización Maya –celebrada y comercializada por ladinos– es desasociado del “indio contemporáneo”, que es “necio”, que personifica la holgazanería, tontera, alcoholismo o suciedad. Adjetivos desarrollados en las discusiones sobre “el problema indio” que los intelectuales latinoamericanos teorizan y debaten desde la Colonia. Y las soluciones al “problema indio” van desde campañas de exterminio y genocidio hasta procesos de asimilación o mestizaje.

Al trazar la ruta en la que la historia y la literatura nos representa, nos encontramos con que fuimos y seguimos siendo un obstáculo para la modernización y desarrollo guatemalteco. Fueron justamente elementos de estos debates, sobre el indio como problema, los que sirvieron para crear legislación, como la Ley Contra la Vagancia. Y hasta hoy estos estereotipos son utilizados en la academia, literatura, cine y publicidad. Así, en lo popular no se plasman las históricas tradiciones de luchas, organizaciones, resistencias o contradicciones de los indígenas.

Enterrada ha quedado nuestra humanidad siendo reemplazada por la identidad creada y asignada por el ladino. Por esto, es necesario hablar de representaciones. Porque el lente racista con que se nos asume trasciende pueblos, ideologías, clase y género. Y ni la “izquierda solidaria” escapa, allí también florece el racismo, los prejuicios y el privilegio. Así, los límites raciales en Guatemala son difíciles de traspasar.

Precisamente, en Nómada (13.07.16) el reconocido intelectual, Edelberto Torres-Rivas al preguntarle ¿qué significaba crear pensamiento político en Guatemala? Respondió: “ser capaz de explicar el problema indígena. […] que haya pensamiento sólido que explique cómo los rasgos coloniales se mantienen, cómo pueden ser superados y cuáles son las medidas que hay que tomar para que los ciudadanos indígenas sean, efectivamente, ciudadanos e indígenas”.

Es decir, el lenguaje de la revolución y del cambio fue y continúa siendo una construcción mestiza que define el papel del indígena hoy y en el futuro de Guatemala.

Fuente: [www.elperiodico.com.gt]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

María Aguilar Velásquez

María Aguilar Velásquez

María Aguilar Velásquez, maya k’iche, historiadora.
Enfoque en temas de violencia de Estado y movimientos sociales en America Latina, especialmente Guatemala durante el siglo XX.
María Aguilar Velásquez