Ser justos y humanos es una decisión personal

Mensaje de nuestra madre Emma Theissen en este 30 de junio, Día del Ejército

Estoy segura de que entre quienes conforman actualmente el ejército guatemalteco hay personas capaces de imaginar el profundo sufrimiento que les provocaría la captura ilegal, los tormentos y el asesinato o desaparición forzada de alguno de sus hijos o hijas. Si se pusieran en mi lugar, como seres humanos que somos comprenderían que no existe ninguna justificación en el mundo para arrancar a un niño de su casa, privarlo del amor y la protección de su madre y de su familia, para después asesinarlo y desaparecerlo, como sucedió con mi hijo Marco Antonio, en 1981, cuando contaba con solo 14 años de edad.

Si a los sentimientos por sus hijos e hijas unen su conciencia como hombres y mujeres, comprenderán que por amor al mío no olvidaré jamás lo sucedido, no dejaré de clamar por justicia ni de pedir que me devuelvan sus restos para sepultarlo dignamente. Comprenderán también la profunda injusticia cometida al desaparecer a mi niño, un acto irracional, ilegal y absolutamente cruel que dañó nuestras vidas irreparablemente y, repetido millares de veces, afectó a la sociedad entera.

Como ciudadanos, al confrontar los hechos con las leyes se darán cuenta de la gravedad del crimen perpetrado contra mi hijo. La desaparición forzada es un delito contra la humanidad, imprescriptible, con el que fueron violadas la Constitución y las leyes internacionales de protección de la vida, la libertad e integridad de las víctimas, de las cuales alrededor de cinco mil fueron niños y niñas.

Finalmente, podrán entender que los acusados en el proceso judicial iniciado en enero de 2016 NO ESTÁN ANTE LA JUSTICIA POR SER MILITARES sino porque presuntamente son responsables de delitos muy graves en contra de mis hijos, quienes –como yo- éramos parte de la población civil indefensa.

Este Día del Ejército, les insto a fortalecer el sentido de justicia y humanismo en cada uno de ustedes y en el Ejército, para que nunca se vuelvan a perpetrar CONTRA NINGUNA OTRA PERSONA estos terribles delitos que aún provocan profundo dolor a millares de familias que, como la mía, siguen incompletas…

emma theissen

Si a los sentimientos por sus hijos e hijas unen su conciencia como hombres y mujeres, comprenderán que por amor al mío no olvidaré jamás lo sucedido, no dejaré de clamar por justicia ni de pedir que me devuelvan sus restos para sepultarlo dignamente.

Fuente: Cartas a Marco Antonio [http://cartasamarcoantonio.blogspot.mx/2016/06/ser-justos-y-humanos-es-una-decision.html]

Lucrecia Molina Theissen

Lucrecia Molina Theissen

Soy hermana de Marco Antonio, un niño desaparecido por el ejército el 6 de octubre de 1981 y, por mi nawal, soy Ajpu: cerbatanera, buena cazadora, tiradora, caminante. Mi origen es E y mi destino es Q’anil. Según mi nawal, puedo enojarme, ser alegre, artista o guía espiritual (no soy nada de eso); desarrollé mi inteligencia y me defiendo bien; soy tajante, pero no delicada, tampoco me enfermo ni evado responsabilidades.
Lucrecia Molina Theissen