Sandra Jovel: la vocera del gobierno represivo de Morales

Jovel no puede hablar en nombre “del pueblo soberano de Guatemala” porque no nos ha consultado sobre estas decisiones.

Irmalicia Velásquez Nimatuj

La canciller Sandra Jovel, en nombre “del pueblo soberano de Guatemala” ha pedido que el embajador de Suecia, Anders Kompass, deje el país en 30 días. Sus declaraciones no solo fueron ambiguas sino irreales y encima mentirosas al expresar que Kompass “generalizó a Guatemala como una nación corrupta”.

Revisando las declaraciones del Embajador, es claro que se refiere al Estado y a sus instituciones, siendo así, cuál es el problema. ¿Acaso no es cierto que el andamiaje del Estado es corrupto y está subsumido en un mar de abusos, delitos y enriquecimiento ilícito a través de los fondos públicos? Si esto no es cierto, que ella demuestre lo contrario.

La postura de Jovel en el fondo no solo busca debilitar a la CICIG sino dejar la mesa limpia expulsando a embajadores que les son incómodos por el conocimiento que poseen del país. “Sacar a los incómodos” es fundamental para el gobierno de Jimmy Morales porque podrá cometer cualquier violación contra la vida y los bienes de los guatemaltecos que se niegan a que continúen los delitos desde el Estado.

Jovel no puede hablar en nombre “del pueblo soberano de Guatemala” porque no nos ha consultado sobre estas decisiones, especialmente en el caso de Suecia que no solo ha aportado a la CICIG, sino que ha mantenido un apoyo solidario y permanente en salud, educación, producción de pequeñas y medianas empresas, entre otras, que el gobierno –al cual Jovel defiende– jamás ha asumido.

El trabajo de Suecia se ha focalizado en los más pobres, los excluidos, los que no salen en la prensa y ha llegado a rincones lejanos, a donde el elitismo de Jovel nunca le permitirá llegar. El respaldo a la CICIG es mínimo comparado con lo que han invertido durante décadas en hambrunas, desnutrición de niñas-niños, analfabetismo entre otras inequidades que mantienen a la población rural e indígena de rodillas frente al Estado y funcionarios corruptos.

Es más, el trabajo de Suecia ha sido clave para impulsar la democracia y las condiciones que permiten hoy a Jovel, pararse y expulsar indirectamente, a una de las embajadas que ha evitado que este país caiga en otra guerra.

Fuente: [https://elperiodico.com.gt/opinion/2018/05/12/sandra-jovel-la-vocera-del-gobierno-represivo-de-morales/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Irma Alicia Velásquez Nimatuj

Irma Alicia Velásquez Nimatuj

Craig M. Cogut Visiting Professor of Latin American Studies
Watson Institute. International & Public Affairs.
Brown University.
Irma Alicia Velásquez Nimatuj