¿Quién gobierna en Guatemala?

Manuel Villacorta

La revista Crónica realizó una investigación interesante hace algunos días, en la cual, mediante interrogantes planteadas a diversas personalidades, trató de determinar la opinión de las personas referidas respecto a quién gobierna o posee la mayor cuota de poder político en nuestro país. Para favorecer la inducción e incluso la tabulación de los resultados, el medio citado sugirió algunos nombres: Jimmy Morales, presidente de la República; Mario Taracena, presidente del Congreso; Todd Robinson, embajador de Estados Unidos en Guatemala; Iván Velásquez, comisionado de la Cicig; Thelma Aldana, fiscal general.

Ciertamente el poder político se considera una categoría subjetiva; por tanto, es de hecho imposible cuantificarlo. No obstante, el ejercicio buscaba conocer la forma de pensar de muchos guatemaltecos en relación con nuestra situación actual, así como la incidencia política en la toma de grandes decisiones que podían tener diversas personalidades públicas de indiscutible protagonismo y de innegable influencia en el ámbito nacional. Los resultados fueron muy reveladores: el embajador de Estados Unidos, el comisionado de la Cicig y la fiscal general, fueron considerados como los personajes con mayor poder político en nuestro país; mientras que el presidente de la República, Jimmy Morales, no fue considerado mayoritariamente como la persona que posee el mayor control o el poder político en Guatemala.

En todo caso, la referida investigación, tal y como lo plantearon sus ejecutores, no pretendía ser un ejercicio científico; su objetivo era ser un sondeo de opinión. Reveló interesantemente que muchos guatemaltecos consideran al embajador de Estados Unidos, al comisionado de la Cicig y a la fiscal general, como un tríptico muy poderoso y que estaría concentrando mucho poder político con su consecuente efecto en las grandes decisiones en el ámbito nacional. Para algunos otros, lo anterior estaría revelando que en Guatemala la soberanía como tal ha dejado de existir. Y otros más que aplauden abiertamente la fuerte incidencia de los funcionarios citados, por cuanto esto garantiza que exista una instancia capaz de enfrentar a las tradicionales fuerzas fácticas internas, que aún siguen teniendo importantes cuotas de poder, especialmente en el ámbito económico, haciendo referencia, sin duda, a los empresarios más poderosos del país. Y dicho enfrentamiento estaría marcado por los aspectos más importantes incluidos en la agenda global: fortalecimiento del Estado, erradicación de la corrupción, combate al crimen organizado, fortalecimiento del sistema de justicia, desarrollo económico-social sustentable y el respeto y cuidado a los recursos naturales y el medioambiente. Agenda que, debido a intereses locales empresariales, podría generar diversos puntos de colisión.

Lo evidente es que el bloque de poder tradicional y sus diversas facciones (empresarios potentados, cúpula política y el alto mando militar) han perdido influencia e incidencia. Quizá por ello se intensifica la interrogante planteada: ¿Quién gobierna en Guatemala? ¿Quién toma las grandes decisiones de mayor incidencia nacional?

Y dicho enfrentamiento estaría marcado por los aspectos más importantes incluidos en la agenda global: fortalecimiento del Estado, erradicación de la corrupción, combate al crimen organizado, fortalecimiento del sistema de justicia, desarrollo económico-social sustentable y el respeto y cuidado a los recursos naturales y el medioambiente.

Fuente: [http://www.s21.gt/2016/05/gobierna-en-guatemala/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Manuel R. Villacorta O.

Manuel R. Villacorta O.

Doctor en Sociología Política. Universidad Pontificia de Salamanca, Summa Cum Laude. España. Licenciado en Ciencia Política. Universidad de San Carlos de Guatemala, Guatemala. Es autor de varios libros y publica una columna semanal en Siglo 21.
Manuel R. Villacorta O.