Qué le preguntaría a un diputado

Danilo Santos

Yendo y viniendo en el transporte público y por las calles de la ciudad de Guatemala, se me ocurrió aprovechar el tiempo muerto que provoca el tránsito y las colas de a pie haciendo trámites o cualquier actividad que obligue a una fila tediosa, y pues fui preguntando a los compañeros de viaje y a quienes me antecedían en las filas; qué le preguntaría usted a un diputado o diputada, y las preguntas que la gente soltó son las siguientes: ¿Qué es para usted la vergüenza? Esta surgió de una señora en un hospital público, haciendo cola para entrar a ver a un familiar enfermo. Me contaba cómo debe comprar todo lo que necesita su hijo porque el nosocomio no puede proporcionárselo. ¿Ha recibido dinero que no sea producto de su salario? Esto lo preguntó un señor de bigote, lentes y sombrero, mientras intentábamos no caer del sillón de la camioneta en una curva de la Carretera Interamericana. ¿Sabe usted qué es la democracia? Eso le preguntaría, a uno por uno, me dijo una señora en la cola de un banco; saben qué es la zancadilla pero no sé si saben la respuesta a mi pregunta. ¿Qué idioma maya habla? Esta vino de un estudiante que volvía a casa de la universidad. Creo que no entienden a más del cincuenta por ciento de la población porque no hablan su idioma, me dijo. El idioma es más que palabras, es cultura, remató. ¿Qué opina de la corrupción? Eso le preguntaría, dijo riendo una señora, tapándose la boca y sin parar de reír… ¿El fin, su fin, justifica los medios? ¿Cómo se gana una elección, siendo más astuto o más honrado? Y una muy sesuda de un señor de mediana edad ¿si un diputado gana aproximadamente un millón seiscientos mil quetzales en cuatro años, cómo explicar una campaña electoral donde a ojos vista se gasta mucho más que eso? Esta fue esperando turno en el Transurbano. ¿Usted regala chancletas, ollas, tambos de gas, delantales, machetes, láminas y azadones en sus mítines? Sé la respuesta porque como excandidato honrado me tocó competir solo con mis ideas y propuestas, pero eso les preguntaría viéndolos a los ojos. ¿Qué opina de la manera en que la violencia ha penetrado nuestra cultura? ¿Anda usted armado? Decía una mujer que me aseguraba entre lágrimas que alguien le había cambiado la vida para mal, pero que nada podía hacer. ¿Para usted, el razonamiento de que el pez grande se come al chico, es correcto? Es usted un pez grande. ¿Quiénes son los chicos? ¿Qué opina del matrimonio gay? ¿Cree usted señor o señora, que merece el sueldo que ha ganado durante más de año y medio, cuando se supone que fue electo para resolver los problemas del país y claramente estamos jodidos?

Fue un ejercicio enriquecedor y ojalá las personas de a pie hicieran estas preguntas en las próximas elecciones, en las asambleas partidarias, en las actividades de campaña, en los Comités Ejecutivos y a cada candidato que se les ponga enfrente. “Si me engañas una vez, tuya es la culpa; si me engañas dos, es mía. (Anaxágoras).

Fuente: [http://lahora.gt/le-preguntaria-diputado/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Danilo Santos Salazar

Danilo Santos Salazar

Politólogo y pensador a contrapelo de la realidad nacional e internacional. Veinticuatro años de trabajo al lado de causas que buscan la transformación de las iniquidades en Guatemala.
Danilo Santos Salazar

Latest posts by Danilo Santos Salazar (see all)