Modelo alternativo: “El buen vivir”

En este país asiático el gobierno está comprometido con el medio ambiente y el bienestar mental y espiritual de sus habitantes.

Marcela Gereda

Leonardo Boff establece que el “vivir mejor” supone una ética del progreso ilimitado y nos incita a una competición con los otros para crear más y más condiciones para “vivir mejor”. Ello lleva a este consumismo desmedido en el cual se basa la economía de hoy.

Por el contrario para Boff el “buen vivir” apunta a una ética de lo suficiente para toda la comunidad, y no solamente para el individuo. El “buen vivir” supone una visión holística e integradora del ser humano, inmerso en la gran comunidad terrenal, que incluye además de al ser humano, el aire, el agua, los suelos, las montañas, los árboles y los animales; es estar en profunda comunión con la Tierra, el Universo, y con Dios.

Dice Boff: “el buen vivir nos convida a no consumir más de lo que el ecosistema puede soportar, a evitar la producción de residuos que no podemos absorber con seguridad y nos incita a reutilizar y reciclar todo lo que hemos usado”.

Desde el “buen vivir” se practica la colaboración más que la competencia. Es una manera de establecer buenas prácticas sociales y ecológicas para nosotros mismos y para quienes vendrán después. Es esto lo que hacen en Bután, al pie del Himalaya: es el primer país con “indice de felicidad interna bruta”.

Este índice mide el buen gobierno, distribución equitativa de los excedentes de la agricultura de subsistencia, de la extracción vegetal y de la venta de energía a la India, buena salud y educación y, especialmente, buen nivel de cooperación de todos para garantizar la paz social.

En este país asiático el gobierno está comprometido con el medio ambiente y el bienestar mental y espiritual de sus habitantes.

Además de esto para 2020 será el primer país del mundo cien por ciento orgánico. Bután usa solo energía hidráulica que tambien vende a India y China.

Este minúsculo país, cuyo territorio está cubierto con 72 por ciento de bosques protegidos es un modelo a seguir porque han logrado encontrar un justo equilibrio entre bienestar social, ecología y economía. Es la materialización del “buen vivir”.

Aquí, los pueblos mayas han planteado el “buen vivir” como alternativa a la “modernidad”, del capitalismo salvaje que todo lo convierte en mercancía y que destruye todo cuanto toca.

Para Aura Cumes “El Buen Vivir, es un proyecto político de vida; es el proceso de satisfacción y bienestar colectivo para potenciar la vida en equilibrio de la madre naturaleza y el cosmos para lograr la armonía”.

El movimiento campesino está diseñando un modelo económico basado también en esa noción del “buen vivir”, que se apoya en la cooperación, la comunidad y la colectividad. Desde este modelo no se busca el consumismo, sino el cooperativismo como forma de ser y estar en el mundo.

Este es un modelo de desarrollo económico sostenible y equitativo, respetuoso con nuestra “casa común”, una riqueza de los pueblos mayas la cual puede ser el motor para generar un justo equilibrio social, ambiental y económico.

Fuente: [https://elperiodico.com.gt/opinion/2018/08/27/modelo-alternativo-el-buen-vivir/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Marcela Gereda

Antropóloga de corazón y profesión. Enraizada en la literatura, la poesía y el periodismo. He buscado cultivar el ensayo etnográfico sobre situaciones interculturales, urbanas y rurales, tratando de dar cuenta de la dinámica de las hibridaciones y los mestizajes culturales que articulan las mentalidades de conglomerados en situación de marginalidad, como ocurre con las mujeres del Sahara Occidental que han vivido en España y Cuba y que han tenido que volver a los campamentos de refugiados, y con las maras y los mareros de Centroamérica. También ha trabajado para los derechos de salud reproductiva de mujeres indígenas.
Marcela Gereda

Latest posts by Marcela Gereda (see all)