Los migrantes son la fuerza que sostiene a Guatemala

Las actuales autoridades son incapaces de afrontar la crisis humanitaria.

María Aguilar

El sábado pasado, miles de personas protestaron en los Estados Unidos en rechazo a la separación de familias migrantes y a la detención de menores. Con horas de diferencia, en Guatemala, país que aporta un alto porcentaje de personas detenidas, las autoridades se postraron cual alfombras al vicepresidente estadounidense, Mike Pence, quien declaró que si los migrantes no tenían los medios para arribar a su país de manera legal que no deberían ir.

Las palabras de Pence, así como el trato inhumano y criminalizado hacia la comunidad migrante, son una bofetada viniendo de un país que se ha beneficiado por décadas de la mano de obra barata que hombres, mujeres y niños migrantes aportan para mantener la economía estadounidense. Son aún más dolorosas con el conocimiento de las históricas intervenciones y despojos cometidos por Estados Unidos en América Latina y el Caribe, que, siguiendo una ideología de Destino Manifiesto, estableció las bases de poder, caudillismo, corrupción e inequidad que favorecieran sus intereses políticos y económicos.

Dada la rápida regresión del gobierno estadounidense a un régimen autoritario y despótico, es evidente que la única salida para la crisis vendrá de cambios en nuestro país que presenten alternativas a las causas estructurales de pobreza y violencia que hacen migrar a familias.

Sin embargo, las actuales autoridades son incapaces de afrontar la crisis humanitaria. Con total ineptitud, la única solución de Jimmy Morales fue avocarse a la tragedia del volcán de Fuego para solicitar un estado de protección temporal (TPS). Al mismo tiempo, a petición de los Estados Unidos, el gobierno urge a la población a permanecer en el país, como si migrar fuese la primera opción de
sobrevivencia.

Por su lado, la canciller Sandra Jovel descaradamente declaró que los menores detenidos no sufren maltrato y que no hay riesgo de perder a los niños, contradiciendo toda información que emerge de activistas, abogados y medios en Estados Unidos que señalan que la separación es en sí misma un trauma y que relatan que en muchos casos será imposible reunir a menores con sus padres. Las palabras de Jovel son inauditas cuando existen reportes de que menores se ven forzados a aparecer ante las cortes de migraciones solos, sin saber de dónde son o sin poder comunicarse en castellano dada su procedencia indígena.

La migración no es un problema que funcionarios de los Estados Unidos podrán resolver, menos con una administración presidida por Donald Trump que se refiere a los migrantes como criminales, mareros o violadores y a sus países de origen como “lugares de mierda”. Pero la solución tampoco se logrará si no existe un cambio en el régimen incompetente que ahora gobierna a Guatemala.

Fuente: [https://elperiodico.com.gt/opinion/2018/07/02/los-migrantes-son-la-fuerza-que-sostiene-a-guatemala/]
href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/es/” target=”_blank” rel=”noopener noreferrer”>Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

María Aguilar Velásquez

María Aguilar Velásquez

María Aguilar Velásquez, maya k’iche, historiadora.
Enfoque en temas de violencia de Estado y movimientos sociales en America Latina, especialmente Guatemala durante el siglo XX.
María Aguilar Velásquez