¿Es usted liberal o neoliberal?

Lo que siempre quiso saber sobre esta diferencia pero temió preguntar.

Mario Roberto Morales

Primero, entérese de que la gran meta del neoliberalismo es destruir el Estado de Bienestar y sustituirlo por la ley del interés privado, lo cual implica un retroceso civilizatorio comparable con la defenestración del Derecho Romano y su reemplazo con la Inquisición. También, una abierta traición al liberalismo, del cual emanan no sólo los derechos individuales, sino asimismo el concepto y la práctica de la ciudadanía (resultado de la educación pública, laica, gratuita y obligatoria), la libertad económica (o ejercicio de la igualdad de oportunidades, la libre competencia y el control de monopolios), la democracia moderna (o práctica libre de la ciudadanía) y el Estado de Bienestar (garante de los derechos individuales, la ciudadanía, la libertad económica y la democracia).

Cuando en 1947 Hayek funda la Sociedad Mont Pelerin como una forma más de contención de la “amenaza comunista”, lo hace financiado por las corporaciones que protagonizaban la célebre predicción de Lenin, según la cual las dinámicas políticas del siglo XX estarían definidas por las contradicciones interburguesas que habían ya originado la Primera Guerra Mundial y que tenían que ver con lo que Marx había llamado “la tendencia natural del capitalismo hacia el monopolio” (misma que sólo puede ser regulada por el Estado, pues brota de la meta única del capitalismo: ampliar márgenes de lucro).

La meta de la Sociedad Mont Pelerin fue (y sigue siendo) la de infiltrar a sus tecnócratas en los gobiernos del mundo, a fin de orientar las políticas económicas de los Estados hacia la privatización de lo público en favor de las élites corporativas. Todo, con el objeto de hacer del Estado una oficina gerencial al servicio de las corporaciones. Esta fue la “exitosa” lógica que llevó al “milagro chileno” (80% viviendo en pobreza para el plebiscito de 1988), a la rebelión social en la Inglaterra de Tatcher, al desastre estadounidense de la “reaganomics”, a la caída del México de Salinas y a los dos fraudes electorales contra López Obrador; al “Corralito” argentino de Menem, a la actual Guatemala “de la paz”, al golpe de Estado de Micheletti en Honduras y al fraude electoral contra Xiomara Castro. Y sobre todo a la crisis económica mundial del 2008, la cual seguirá agobiando al planeta una década más. Si existe un foco generador del desastre económico planetario actual, ese es la Sociedad Mont Pelerin: una agrupación de tecnócratas de clase media, financiada por el capital corporativo transnacional, tal y como lo fueron su Alma Mater, la Escuela Austriaca de Economía y sus fieles pupilos Hayek y Mises.

Esta Escuela y esta Sociedad se crearon para “remediar” la política social del liberalismo y ajustarla al interés corporativo, honrando así la “tendencia natural del capitalismo hacia el monopolio”. Son think-tanks pro-oligopólicos, igual que su producto “intelectual”, el neoliberalismo y sus variantes, todas las cuales navegan con bandera liberal pero traicionando de frente los principios y el ideario del liberalismo clásico, el cual abogaba por un capitalismo democrático, basado en la pequeña y mediana empresa, y no por una dictadura corporativa que le negara al pequeño y mediano empresario el derecho a progresar, y la privatización de lo público le negara a las mayorías sus derechos individuales: es decir, su ciudadanía. Sabiendo esto, ¿es usted liberal o neoliberal?

Mario Roberto Morales

Mario Roberto Morales

Mario Roberto Morales es escritor académico y periodista. Autor de novela, ensayo, cuento y poesía. Es doctor por la Universidad de Pittsburgh y profesor en la Universidad de Northern Iowa. Es Premio Nacional de Literatura en Guatemala.
Mario Roberto Morales