El golpe de la madre naturaleza

Para las y los capitalistas ortodoxos, las voces colectivas y rebeldes, no tienen derecho a vivir.

Irmalicia Velásquez Nimatuj

Las y los capitalistas ortodoxos son irreverentes ante lo no humano.  Se asumen indestructibles y domadores de su alrededor.  Vociferan ser los descubridores y controladores de la ciencia y la tecnología.  Creen que su mayor mérito es la transformación y venta masiva de los recursos porque los conduce a obtener lo deseado, a lograr lo sublime, que no es otra cosa sino la obtención de la máxima ganancia frente a la menor inversión, para convertirse en los nuevos millonarios de revista,  sin importar el costo humano, animal, vegetal, mineral o cualquier otro.

Ellos financian a los portavoces institucionales y cibernéticos de las corporaciones, los “expertos en desarrollo”,  los profesionales de la muerte, los defensores del Estado de Derecho que demandan al unísono en Campos Pagados, columnas y espacios académicos ¡Que la Corte cumpla la ley!, ¡Que honren contratos firmados entre ellos!, ¡Que se respeten, para ellos y sus negocios las leyes y los reglamentos! Esas que ellos mismos han creado.  Allí aparecen, como caricaturas congeladas en pose de actores,  levantando en una mano la ley y en la otra el látigo, el castigo para someter a quienes osan desafiarlos.

Para las y los capitalistas ortodoxos, las voces colectivas y rebeldes, no tienen derecho a vivir.  ¡Son insubordinados que violan las leyes divinas! que no son otra cosa que violar las leyes de la codicia y el enriquecimiento que los embrutece.
Sí, las y los capitalistas ortodoxos viven embrutecidos, por eso, no les importa  asesinar lentamente a la Madre Tierra y con ella a los hijos que demandan vivir con cierto equilibrio para gozar colectivamente de los brotes de agua fresca, frutos, granos y otros manjares que no tienen brillo, que no tienen precio en Wall Street.

Las y los capitalistas ortodoxos son portadores de una pequeñez humana, son tan pobres que solo poseen cuentas millonarias, por eso,  demandan castigo y cárcel para quienes se niegan a asesinar lentamente a la madre tierra, la madre luna, al padre sol, a los hermanos ríos y al hermano mayor, el océano, que hoy en un imparable calentamiento les envía avisos antes de convertirlos a ellos y a su descendencia en polvo, solo polvo.

Fuente: [https://elperiodico.com.gt/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Irma Alicia Velásquez Nimatuj

Irma Alicia Velásquez Nimatuj

Craig M. Cogut Visiting Professor of Latin American Studies
Watson Institute. International & Public Affairs.
Brown University.
Irma Alicia Velásquez Nimatuj