El avance de la izquierda en Centroamérica

Carlos Figueroa Ibarra

En América latina la crisis del neoliberalismo provocó desde febrero de 1989, con el llamado caracazo en Venezuela, una ola de movilizaciones sociales y sublevaciones populares que han tenido efectos políticos sustanciales: la emergencia de gobiernos de centro izquierda e izquierda, los cuales de manera moderada o decidida se  han deslindado del neoliberalismo y constituido una voluntad posneoliberal. Durante algunos años, algunos analistas expresaron que  tal oleada posneoliberal nunca alcanzaría  a Centroamérica.  Motivos que fundamentaran tal aseveración no faltaban. La región era considerada un bastión de la dominación imperialista estadounidense. Es de Centroamérica  de donde fundamentalmente surgió el estereotipo de la “Banana Republic”, suerte de régimen  semicolonial con regímenes oligárquicos. Con el fin de la guerra fría y el auge neoliberal, el estallido revolucionario de los ochenta fue apagado. Los sandinistas fueron derrotados en 1990  y los acuerdos de paz en El Salvador en 1992 y en Guatemala en 1996, expresaron la correlación de fuerzas en la que quedaba la región en el contexto de un mundo unipolar.
Pero tal parece que las grietas que comenzó a mostrar el neoliberalismo con la sublevación de Caracas en 1989 y la rebelión zapatista en enero de 1994, han aparecido de manera consistente en Centroamérica. El regreso del FSLN al gobierno en 2006 y su nuevo triunfo electoral en 2011, el triunfo electoral del FMLN en 2009, el surgimiento  del Frente Nacional de Resistencia Popular y el partido Libre como la segunda fuerza electoral en Honduras  en las elecciones de 2013, son muestras de la crisis hegemónica neoliberal en la región. Es de destacar en este contexto, el surgimiento del partido Acción Ciudadana (PAC) en Costa Rica, el cual fundado en 2000, al igual que Libre en  Honduras, logró romper el bipartidismo con un 26% de los votos en 2002 y obtuvo un empate técnico en las elecciones de 2006 con un 40% de los sufragios.
Las elecciones en El Salvador y en Costa Rica del 2 de febrero de 2014, confirman que la crisis neoliberal que comenzó en Sudamérica ha llegado a implantarse también en Centroamérica.  El FMLN logró superar el desgaste del hacer gobierno, sus diferencias internas y un excomandante guerrillero de las Fuerzas Populares de Liberación, Salvador Sánchez Cerén, ha ganado la primera ronda electoral con un 49% de los votos. En Costa Rica, el PAC con Luis Guillermo Solís, gana la primera ronda electoral con un 30% originando que por primera vez en la historia no triunfe un partido del bipartidismo tradicional (Liberación Nacional y Unidad Social Cristiana). En mi perspectiva, lo más notable ha sido el surgimiento de una fuerza a la izquierda del PAC, el Frente Amplio que con José María Villalta ha obtenido un 17% de los votos.
El posneoliberalismo en Centroamérica  ha tenido que ser necesariamente moderado. Con economías pequeñas,  vulnerables y geográficamente ubicadas en el patio trasero de los Estados Unidos de América,  no es posible observar procesos como los de Venezuela, Bolivia y Ecuador. Más aún, en Nicaragua la gestión de Daniel Ortega muestra signos de incongruencia y hasta de autoritarismo. Pero en el concierto latinoamericano el gobierno sandinista se ha ubicado en la ALBA y ha sido un activo en el concierto que Hugo Chávez logró en la región.
Si el centro izquierda y la izquierda unen fuerzas para la segunda ronda en Costa Rica, algo nuevo podría surgir en dicho país. Si el FMLN logra mantener a la derecha dividida en El Salvador para la segunda vuelta, logrará  un segundo período y un margen de tiempo adicional para sus pretensiones de gobierno progresista en dicho país.
Y lo que parecía imposible años atrás, un mundo distinto al neoliberal, tendrá alguna posibilidad.

Carlos Figueroa Ibarra

Carlos Figueroa Ibarra

Carlos Figueroa Ibarra. Sociologo especializado en el tema de violencia política, terrorismo de estado, procesos políticos latinoamericanos. Autor de libros y artículos sobre esos temas.
Carlos Figueroa Ibarra