El ABC de la pobreza en Guatemala

Manuel Villacorta
manuelvillacorta@yahoo.com

Estos son los principales elementos que causan pobreza: el colonialismo, la esclavitud, la guerra, la estratificación social, la exclusión/marginación social, productividad sin equidad, la corrupción, el cambio climático, las enfermedades y epidemias, la discriminación de género y la incapacidad gubernativa para implementar políticas públicas exitosas. Y estos son los efectos directos de la pobreza: los pobres no tienen acceso suficiente a la alimentación, la vivienda y los servicios. Los pobres siempre están marginados del circuito económico y del sistema político de su país. Los conceptos comunes utilizados para describir la pobreza son: según el Banco Mundial, padecen pobreza extrema las personas que viven con menos de 1 dólar al día. Pobreza moderada la padecen personas que viven con menos de 2 dólares al día. Para los centros de investigación no conservadores, la pobreza extrema afecta a personas que utilizan todo su ingreso para comida y aun así no logran alimentarse. Pobreza no extrema es la que afecta a personas que utilizan todo su ingreso únicamente para alimentación.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló que en Guatemala los programas sociales, específicamente las Transferencias Monetarias Condicionadas (TMC), no solo no han contrarrestado la pobreza y la extrema pobreza, sino al contrario han aumentado después de ocho años (2008-16), esto en concordancia con los datos proporcionados por la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística. Guatemala registra 59.3 por ciento de habitantes en pobreza y pobreza extrema (10 millones de habitantes) la cual impacta mayoritariamente a la población indígena-rural, siendo los niños los principales afectados. Los departamentos que presentan los mayores índices de pobreza son Alta Verapaz y Sololá, con porcentajes superiores al 80 por ciento. Prácticamente todos los departamentos de Guatemala tienen alto índice de pobreza.

¿Cómo se reduce la pobreza? Con políticas públicas de largo plazo y con programas sociales, cuyos principales rasgos deben ser productividad y temporalidad. Para Guatemala en particular ambos (Políticas Públicas y Programas Sociales) deben operar simultáneamente. En Guatemala nunca se ha implementado una política pública para la reducción de la pobreza. Los programas sociales en Guatemala están condenados a fracasar porque: 1. No forman parte de una estrategia general de política pública y desarrollo económico para reducir estructuralmente la pobreza. 2. Fueron implementados con objetivos políticos-clientelares. 3. No poseen continuidad: son modificados o cancelados a partir del gobierno de turno. 4. No se asignan suficientes recursos dentro de los presupuestos del Estado para darles sustentabilidad. 5. No existen métodos eficientes para medir los resultados obtenidos, lo que les resta continuidad operativa. 6. No existe una fiscalización precisa en el manejo de esos fondos, lo que ha dado paso a múltiples denuncias de corrupción.

Una verdadera política pública para la reducción de la pobreza implica: productividad con equidad y una justa tasa impositiva, en Guatemala la redistribución fiscal es mucho más limitada porque la tributación y el gasto público son muy bajos. El gasto público debe fortalecerse en materia de educación y salud. Esto nos lleva a la existencia necesaria de un gobierno comprometido con los intereses y las necesidades sociales. Para algunos voceros oficiosos del sistema imperante, eso se llama “populismo”. Pero como bien lo expresó Rafael Correa: “Populismo es la palabra que utilizan los sectores conservadores para calificar todo aquello que no entienden”.

Fuente: [http://www.prensalibre.com/opinion/opinion/el-abc-de-la-pobreza-en-guatemala]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Manuel R. Villacorta O.

Manuel R. Villacorta O.

Doctor en Sociología Política. Universidad Pontificia de Salamanca, Summa Cum Laude. España. Licenciado en Ciencia Política. Universidad de San Carlos de Guatemala, Guatemala. Es autor de varios libros y publica una columna semanal en Siglo 21.
Manuel R. Villacorta O.