¿Dónde estamos?

Edgar Celada Q.

El jueves 21, bajo el efecto del caso IGSS-Pisa (¿parece chiste?) y las renuncias-destituciones de ministros o secretarios (la de MLB incluida), se decía en la ciudad de Guatemala que OPM no pasaba del viernes. Llegamos casi a lunes y como el dinosaurio de Tito Monterroso: despertamos y sigue allí.

Hay muchas preguntas sin respuesta hacia la semana por delante. ¿Logrará mantenerse? ¿Qué o quienes lo sostienen? ¿Por cuánto tiempo más se prolongará el ambiente de ingobernabilidad? ¿Es realmente necesaria la salida de OPM para buscar una salida duradera a la crisis política?

Acorralado en su esquina, sin nadie que realmente le lance un salvavidas, OPM parece apostar al agotamiento, por cansancio, de la movilización social y al efecto distractor de la campaña electoral.

La incógnita sobre la decisión de la sociedad a mantenerse en las calles se despejará el 30 de mayo. ¿Será ese el plazo que tiene OPM para dimitir? En todo caso, a juzgar por lo ocurrido entre sábado y domingo, la efervescencia ciudadana se mantiene: pequeño, pero hubo plantón frente al Palacio; en muchas partes la forma de expresar el descontento fue el rescate y decoración de postes y muros, expulsando simbólicamente a los políticos de los espacios públicos; los más radicalizados continuaron expresando su descontento en los mitines de Lider: Jalapa y Villanueva fueron los más publicitados.

¿A dónde vamos?

En otras palabras, la lucha sigue por el cauce espontáneo que la caracterizó desde el principio. A casi un mes del 25A, sin embargo, va cuajando la coordinación y resurgiendo la organización. Esa es una necesidad evidente para darle norte al proceso, aun subsistiendo esa sensación del accionar disperso.

Hace falta, según pienso y escucho decir, formular una plataforma de propósitos que unifique o de sentido a la demanda social.

He aquí un plan de tres puntos, que intenta recoger el sentir social captado en las manifestaciones y las redes sociales:
1) No a la corrupción: justicia y verdad, ‪#‎JuicioaOPMyBaldetti‬; demanda al MP y CICIG que continúen la limpia emprendida; que se haga público y se persiga penalmente a los empresarios cómplices del caso La Línea.

2) ‪#‎RenunciaYa‬ y relevo presidencial. Elección de una o un nuevo vicepresidente a partir de una terna de personas con reconocimiento social y capacidad para dar credibilidad a un proceso inmediato de reforma política.

3) ‪#‎ReformaPolíticaYa‬, que incluya a) Reformas inmediatas y básicas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos; b) Posposición de las elecciones generales para que se realicen con nuevas reglas y nuevos actores (en el pasado se hicieron en diciembre, ahora pueden hacerse en noviembre o diciembre); c) Fortalecimiento del TSE; d) Fiscalización estricta e investigación de los financistas de los partidos; e) Eliminación de la elección de diputados por bloques cerrados: elección uninominal; f) Posibilidad de que comités cívicos inscriban candidatos a diputados; g) Voto de las y los guatemaltecos residentes en el extranjero.

En el Twitter alguien me escribió que el futuro de Guatemala empieza el 14 a las 14 (léase, con un nuevo gobierno electo).

Le respondí que el futuro de Guatemala empezó el 25A y se confirmó el 16M.

Ya no hay marcha atrás: es el fin de la cleptocracia, vamos a construir una auténtica democracia.

La incógnita sobre la decisión de la sociedad a mantenerse en las calles se despejará el 30 de mayo. ¿Será ese el plazo que tiene OPM para dimitir?

Edgar Celada Q.
Sígueme

Edgar Celada Q.

Coeditor at Revista Análisis de la Realidad Nacional
Periodista e inconforme; guatemalteco sin Suchiate. Labora en el Instituto de Problemas Nacionales de la USAC, de cuya revista Análisis de la Realidad Nacional es coeditor. Colabora en el diario Siglo Veintiuno.
Edgar Celada Q.
Sígueme