Carlos Figueroa Ibarra

Han transcurrido cien días desde el histórico día en que Andrés Manuel López Obrador asumió la Presidencia de México. Con 53% de los votos y 30 millones de sufragios, AMLO asumió la presidencia ante la frustración de la derecha neoliberal que no pudo hacer mucho para impedirlo. Este sector  vaticinó desastres económicos y políticos porque quien consideraban como “un peligro para México”, finalmente está al frente del país. El lunes 11 de marzo, al cumplirse los cien días referidos, el presidente López Obrador rindió un informe de gobierno, práctica que hará trimestralmente. El balance es sumamente positivo en materia económica, política, social y medianamente aceptable en lo que a seguridad se refiere.

La economía  está caminando, no con la celeridad que se quisiera, pero lejos de la recesión que vaticinaban los adversarios del nuevo gobierno. El peso ha ganado en promedio un 4% en relación al dólar, la inflación bajó de 5.9 a 4.4% pese al aumento de 16% al salario mínimo y el Índice de Confianza del Consumidor alcanzó un nivel histórico de 120 puntos. La confianza en un gobierno austero y honesto ha originado un aumento en la recaudación fiscal de 8 mil millones de pesos (400 millones de dólares) y el consumo en comercios y tiendas de autoservicio aumentó en 2.5%. No habrá necesidad de alterar los equilibrios macroeconómicos (aumento de impuestos o endeudamientos) pues se espera ahorrar 400 mil millones de pesos (20 mil millones de dólares) en austeridad y eliminación de adquisiciones y otros 300 mil (15 mil millones de dólares) por combate a la corrupción. Será este un fondo adicional que se invertirá en producción y gastos sociales como  los programas de becas para 2.6 millones de jóvenes, la pensión universal para adultos mayores y discapacitados.

En materia de seguridad la violencia delincuencial no ha disminuido. En palabras de Andrés Manuel solamente se ha contenido. En 2018 el promedio de homicidios era de 91.3 por días y en estos cien días es de 88.2 mientras el robo a vehículos fue de 669.6 y ahora está en 636.1. Es en el combate al huachicol donde se han visto avances importantes: en noviembre el promedio era de 81 mil barriles diarios y hoy tal promedio asciende a 15 mil. Se espera que con los  efectos de las políticas sociales y la puesta en funciones de la Guardia Nacional con sus 270 mil efectivos, se tendrán resultados mejores. En materia ecológica el nuevo gobierno tiene cuestionamientos atendibles en la puesta en marcha de la Termoeléctrica de Huexca y el gasoducto Morelos. Greenpeace ha augurado “un desastre ecológico” debido a la política energética gubernamental. Cabe recordar en este contexto, que el gobierno sembrará  árboles frutales y maderables en 575 mil hectáreas en 2019 y alcanzará el millón de hectáreas en 2020.

Sombras aparte, las luces del gobierno actual le están redituando a Andrés Manuel un índice de popularidad de aproximadamente 80%. Estamos todavía en la luna de miel después del triunfo. Momento de aprovechar ese bono y no dormirse en los laureles.

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Carlos Figueroa Ibarra

Carlos Figueroa Ibarra. Sociologo especializado en el tema de violencia política, terrorismo de estado, procesos políticos latinoamericanos. Autor de libros y artículos sobre esos temas.
Carlos Figueroa Ibarra