Vacío político

Ricardo Barrientos

Si cayeran Jimmy Morales y Jafeth Cabrera, ¿cuáles serían los cuadros políticos a disposición para reemplazarlos? ¿Se ha creado un vacío político por llenar?

La torpeza con la que el vicepresidente Jafeth Cabrera ha abordado los cuestionamientos sobre la casa que alquila ha alimentado fuertemente el rumor de una persecución penal en su contra. En el caso del presidente Jimmy Morales, la vinculación de su hermano y su hijo en el caso Botín Registro de la Propiedad, ha alimentado el rumor de que la gravedad del escándalo le ha afectado en su ámbito personal, al punto que estaría desesperado por encontrar la ruta política para renunciar, y con ello, volver a la tranquilidad previa a la Presidencia.

Por supuesto, los rumores no constituyen elementos de análisis serios o creíbles, y se me podría criticar severamente por el solo hecho de mencionarlos acá. Pero, por otro lado, su sola existencia constituye un hecho político que debe examinarse cuidadosamente. Opino que estos rumores de la caída de Morales y Cabrera son importantes y merecen atención, no por ellos dos, sino porque levantan una pregunta que sí es muy seria: si caen Morales y Cabrera, ¿entre quiénes se elegirían sus sustitutos?

Aclaro que no me refiero a un golpe de Estado o cualquier otra forma de rompimiento del orden constitucional, sino a reiterar lo que en Guatemala demostramos el año pasado: que si los gobernantes cometen delitos, en particular de corrupción, la Constitución tiene mecanismos para su remoción, y que los supimos usar sin violencia ni ilegalidades. Así, si se presentaran pruebas, acusación formal y se les retirara el antejuicio a los mandatarios o renunciaran, estoy pensando en que Guatemala volvería a usar los mecanismos usados en 2015 para reemplazar a Pérez Molina y Baldetti, y en ese marco es que planteo la pregunta sobre quiénes podrían ser elegidos como sustitutos.

Me parece que esta pregunta revela un vacío político, algo que según los politólogos no existe: en política, cuando se abre un espacio, no permanece vacío, siempre hay alguien que lo llena. Al no poder responder con claridad cuál sería el grupo de posibles sustitutos para una eventual caída de Morales y Cabrera, es casi certero pensar que los estamentos de poder existentes se estén movilizando por llenar ese vacío. Y en ese esfuerzo, si algún grupo llegara a producir candidatos, pues entonces surge la tentación, política, de propiciar el relevo.

Si este análisis no está equivocado, estaríamos ante un proceso político peculiar: el rumor evidencia un vacío, el cual genera incentivos o estimula el proceso político natural para llenarlo, pero una vez lleno, se generan a su vez incentivos para reimpulsar el rumor inicial, intensificando la acción de los estamentos de poder para generar opciones para llenar el vacío. En resumen, el rumor sí que podría estar evidenciando intereses cada vez más intensos para propiciar un relevo anticipado de autoridades en el Ejecutivo.

Un círculo de causas y efectos que podría estar acelerándose, ayudado por los errores y torpezas, o la cada vez más arraigada percepción de ineptitud de la gestión de Jimmy Morales y Jafeth Cabrera. Así, en este esquema, el presidente y el vicepresidente son comodines o actores de reparto, no actores principales.

Puede ser que estas no sean más que cavilaciones o fantasías propias de un thriller cinematográfico. Lo que me preocupa es que giran en torno a algo que sí es real: se ha creado un vacío político. Y real es también que eso no existe, o, por lo menos, no por mucho tiempo. Alguien lo va a llenar y todavía no ha salido a la luz pública.

Me parece que esta pregunta revela un vacío político, algo que según los politólogos no existe: en política, cuando se abre un espacio, no permanece vacío, siempre hay alguien que lo llena.

Fuente: [http://www.s21.gt/2016/10/vacio-politico/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

José Ricardo Barrientos Quezada

José Ricardo Barrientos Quezada

Ricardo Barrientos es especialista en temas de política fiscal. Fungió como viceministro de Finanzas Públicas de Guatemala en 2009-2010. Durante el período 1994-2005 se desempeñó como director y asesor técnico en la Dirección de Análisis y Evaluación Fiscal de ese mismo ministerio. Ha publicado trabajos sobre política tributaria y análisis de la evasión tributaria en Guatemala. Realizó estudios de doctorado en Matemática en la Universidad de Barcelona, España, (2005-2006). Tiene un Certificado en Tributación Internacional de la Universidad de Harvard, Estados Unidos (2000). Es matemático en el grado de licenciado por la Universidad del Valle de Guatemala (1995).
José Ricardo Barrientos Quezada