Thelma Aldana puso el ejemplo

Danilo Santos

Ya rotas las lanzas durante el 2016, el presidente Morales sabe de sobra cuál será el comportamiento de los diferentes grupos de presión, quiénes pueden ser sus aliados y quiénes sus declarados enemigos. La composición de la Junta Directiva del Congreso de la República puede facilitarle en alguna medida las cosas, toda vez actúen de manera inteligente y equilibrada. Si se envalentonan y asumen actitudes “linaristas”, “galdamistas” o simplemente siguen el guion de “la juntita”, estarán irremediablemente perdidos y condenados a la depuración.

La Comisión Contra la Impunidad en Guatemala no ha terminado su embestida contra los poderes ocultos, y somos muchos los que apoyamos el quehacer del comisionado Iván Velásquez. Se viene una prueba de fuego para el Sistema de Justicia guatemalteco, tendrán que escoger entre la honradez y muchos de sus “compadres” legisladores, además de otros personajes que alguna vez figuraron en la dirección del gobierno y fueron importantes a la hora de decidir magistraturas. Thelma Aldana ya les puso el ejemplo.

En cuanto a los medios de comunicación, ojalá que la recién iniciada pauta gubernamental no nuble la objetividad de los medios que están feneciendo por no ser rentables y pasen a ser voceadores esclavos de la vieja política.

Entre otros, la gremial del transporte pesado recibe el 2017 con un paro nacional, supuestamente aliados con nueve agrupaciones más, entre indígenas, campesinas, de retirados del ejército, ex patrulleros de auto defensa civil, magisterio y salud pública. Por otro lado, en el campo el año se inaugura con el desalojo de campesinos de la finca Santa Inés en Santa Cruz, Alta Verapaz. Los demás guatemaltecos iniciamos el año con el aumento a la gasolina, el gas propano y la canasta básica.

Los detractores de las clases sociales y las ideologías deberían preocuparse inteligentemente porque la población guatemalteca no se vea sujeta a condiciones similares de exclusión y miseria, ya que cuando eso sucede los sujetos tienden a unirse y pueden llegar a constituirse en un grupo práctico que refuerza sus puntos de unión y lucha. Volteen la mirada a México, no vaya a ser que la Plaza nos quede pequeña y sea el país el ocupado por los que asqueados del abuso, el engaño y la ignominia depuren la clase política en todos los poderes del Estado.

Ese “lugar” llamado clase dominante está sufriendo una lucha intestinal por la parte alta de la jerarquía y por no perder el poder, no se dan cuenta de las fracciones que han creado sus obtusas reminiscencias y avaricia; su permisividad con el poder económico del crimen organizado, de cuello blanco y el narcotráfico, está haciendo tambalear la República que construyeron para sí. No odien a la izquierda, lamentablemente no hemos tenido mucho que ver con su debacle.

Hay que esperar pacientemente el desenlace del segundo acto contra la impunidad y confiar en la sensatez del ciudadano Presidente, los diputados honrados en el Legislativo y el poder Judicial entero. A veinte años de la firma de la paz, lo que menos queremos los guatemaltecos es todo lo que en nuestro país originó la guerra.

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Danilo Santos Salazar

Danilo Santos Salazar

Politólogo y pensador a contrapelo de la realidad nacional e internacional. Veinticuatro años de trabajo al lado de causas que buscan la transformación de las iniquidades en Guatemala.
Danilo Santos Salazar