Pedro de Alvarado: atemorizar la tierra

Un ser carente de compasión que buscaba infundir temor y aprehensión sobre todo pueblo pero especialmente sobre aquellos reinos que osaron desafiarlo.

Irmalicia Velásquez Nimatuj

Al largo aporte de los cientistas sociales W. George Lowell, Christopher H. Lutz y Wendy Kramer para comprender la historia colonial de Centroamérica debe sumarse la segunda edición de su reciente trabajo: Atemorizar la tierra: Pedro de Alvarado y la Conquista de Guatemala, 1520-1541, publicado por F&G Editores y presentado en Filgua.

La lectura de esta investigación debe ser obligatoria si se quiere comprender el poder y la soberbia alrededor de la cual emerge y se construye la actual elite económica nacional, desde el 13 de febrero de 1524, fecha en que Pedro de Alvarado cruzó el río Suchiate proveniente de Soconusco y se adentró buscando llegar a la capital del reino k’iche’, la profunda Utatlán.

¿Por qué argumento que a través de esta lectura se puede comprender la conflictividad del presente? Porque a lo largo de los tres capítulos del libro los autores con magistral uso de archivos y diversas fuentes van configurando el rostro, el carácter, la política, decisiones y acciones de Alvarado, que al unificarlas, no solo proporcionan una fotografía del conquistador español sino extensivamente una fotografía de la elite económica actual.

Los investigadores explican, en base a documentos –muchos de ellos escritos por el propio Alvarado– que era un hombre ambicioso que buscaba permanentemente un beneficio personal, poseedor de una insaciable ambición material, que mantuvo rapaces negocios a costa de la vida de los pueblos originarios a quienes esclavizaba y marcaba, que buscó mantener divididos a los reinos indígenas para doblegarlos, un ser venenoso que aniquiló todo lo que estaba a su paso para lograr sus objetivos y que enfurecido se convertía en una atmósfera de muerte.

Un ser carente de compasión que buscaba infundir temor y aprehensión sobre todo pueblo pero especialmente sobre aquellos reinos que osaron desafiarlo como los k’iche’, que se le enfrentaron desde el primer momento en que piso sus territorios y cuyas pérdidas son imposibles de cuantificar o los Pipiles se que negaron a obedecerle. Es más, terminó siendo un adversario letal contra uno de sus más grandes aliados para lograr la conquista de Guatemala: el reino kaqchikel, cuyos líderes muy tarde aprendieron que con los invasores jamás se negocia.

Fuente: [www.elperiodico.com.gt]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Irma Alicia Velásquez Nimatuj

Irma Alicia Velásquez Nimatuj

Craig M. Cogut Visiting Professor of Latin American Studies
Watson Institute. International & Public Affairs.
Brown University.
Irma Alicia Velásquez Nimatuj