Mafias de la corrupción a la contraofensiva

Ricardo Barrientos

En tanto la Cicig y el MP no logren más golpes contundentes y no haya evidencia de ciudadanía activa, las mafias de la corrupción continuarán recuperando terreno. En un mundo sensato, quizás en la Guatemala de 2015, decir que en 2017 Armando Melgar Padilla presidirá la Comisión de Finanzas Públicas y Moneda del Congreso y que ejercerá control sobre el Listado Geográfico de Obras y de la inversión pública en general, o que Estuardo Galdámez presidirá la Comisión de Derechos Humanos del Congreso, causaría escándalo, por no decir que se antojarían como disparates o bromas de muy mal gusto. Pero nada de eso. Ahora que la batalla política por las presidencias de las comisiones de trabajo del Congreso está en el más candente fragor, estas candidaturas se están discutiendo con la mayor de las seriedades.

Quizá la decisión final se incline por elegir a otros que no generen tanto escándalo como lo —esperaría yo— causaría el nombramiento de Melgar y Galdámez. Pero el “arte” de la maniobra sería que los electos, aunque más presentables, sean fáciles de comprar y controlar para que los gánsteres sean los que, detrás de bambalinas, en realidad ejerzan el poder. Cito dos ejemplos, notorios por cierto, pero solo unpar entre varios, de cómo las mafias de la corrupción están envalentonándose, ya no se sienten tan intimidadas por la Cicig y el MP. Están acariciando con más entusiasmo la posibilidad de recuperar el estado de cosas antes de abril de 2015, en la que en Guatemala pueda volver a ser un emporio de la corrupción impune. Ante semejante panorama, el recuerdo de la promesa electoral de “ni corrupto ni ladrón” de Jimmy Morales ofende cada vez más, porque el mandatario pareciera esforzarse para demostrar que fue demagogia pura.

O lo que es mucho peor, que no es más que un esbirro servil de las poderosas mafias de la corrupción, cuya misión es contener los conatos de enojo ciudadano, dilapidando sin piedad la confianza que los electores le otorgaron. El sábado de esta semana se cumple el primer año de gestión de la que muchos esperaban fuera la primera administración gubernamental de una nueva Guatemala, de un Gobierno honesto dedicado a servir a la ciudadanía. Sin embargo, dudo mucho que el informe que el Presidente Morales presentará contenga una evaluación seria y objetiva, tanto de lo que se logró avanzar, como de los fracasos y de lo mucho que no se hizo. Una posibilidad es la que, con su característico y peculiar estilo, señaló el todavía Presidente del Congreso, Mario Taracena: que “el informepresidencial de Jimmy Morales podría caber en un tuit porque no ha hecho nada”.

La otra posibilidad es que el informe no pase de ser una lamentable retahíla aduladora de “logros” que hasta el más rastrero Jimmy Lieber tendrá dificultad en tragarse. Me parece que, al margen de las aptitudes histriónicas de nuestro presidente actor, la percepción y convencimiento ciudadanos es que no hay resultados, y si los hay, son más bien magros y escasos. En resumen, la falta de más golpes contundentes del MP y la Cicig, la inacción del Ejecutivo contra la corrupción (y peor aún, las sospechas de apoyo a la corrupción que ya pesan gravemente sobre el Presidente), pero sobre todo la actitud pasiva, apática y desinteresada de la ciudadanía, es una autopista de alta velocidad para que transite la contraofensiva de las mafias de la corrupción. De verdad, ¿vamos a seguir dejando solos a la Cicig y al MP? ¿Puede la plaza levantarse de su tumba actual?

Fuente: [www.s21.gt]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

José Ricardo Barrientos Quezada

José Ricardo Barrientos Quezada

Ricardo Barrientos es especialista en temas de política fiscal. Fungió como viceministro de Finanzas Públicas de Guatemala en 2009-2010. Durante el período 1994-2005 se desempeñó como director y asesor técnico en la Dirección de Análisis y Evaluación Fiscal de ese mismo ministerio. Ha publicado trabajos sobre política tributaria y análisis de la evasión tributaria en Guatemala. Realizó estudios de doctorado en Matemática en la Universidad de Barcelona, España, (2005-2006). Tiene un Certificado en Tributación Internacional de la Universidad de Harvard, Estados Unidos (2000). Es matemático en el grado de licenciado por la Universidad del Valle de Guatemala (1995).
José Ricardo Barrientos Quezada