El Congreso de los “Criollos” los corruptos

Con Arzú Escobar llegan a la junta directiva –desde la primera vicepresidencia hasta la quinta secretaría– lo más nefasto de las mujeres y los hombres que posee el Congreso.

Irmalicia Velásquez Nimatuj

El Congreso eligió a Álvaro Arzú Escobar como presidente del Congreso de la República, quien para su demérito no llegó por sus talentos e inteligencia, ganados a pulso y preparación sino gracias al lobby, la compra de votos y la presión que realizó su padre, el alcalde capitalino, Álvaro Arzú y sus operadores en múltiples círculos de poder concentrados en la capital.

Con Arzú Escobar llegan a la junta directiva –desde la primera vicepresidencia hasta la quinta secretaría– lo más nefasto de las mujeres y los hombres que posee el Congreso, cuyos actos dentro y fuera del hemiciclo, los retrata como los más incapaces y corruptos de la historia reciente de Guatemala.

La elección de esta junta directiva no es escandalosa sino producto de la desmedida concentración de poder que posee la capital, especialmente las elites que se asumen “criollas” por sangre e historia y que Arzú Escobar representa con plenitud. El resto de integrantes pueden dividirse entre los operadores de las elites ladinas conservadoras y la vieja guardia del Ejército, que tiene responsabilidad en los crímenes cometidos durante el conflicto armado contra poblaciones desarmadas y dada su conciencia por sus actos cometidos, temen terminar en los tribunales, antes de morir.

Finalmente, están quienes fueron llamados para posar para la foto como Elza Leonora Cú, quien ocupa la quinta secretaría, y que fue incluida porque es la perfecta diputada, a quien nunca se le ha escuchado defender a sus hermanos mayas de las opresiones que enfrentan y que ella conoce a perfección, sino que ha optado por ejercer el rol servil hacia el poder y darle continuidad al triste papel en que se ha colocado como mujer indígena. Hasta ahora su presencia ha pasado sin pena ni gloria y sin duda, así será su actuación al servicio de los criollos.

Cú es el ejemplo perfecto que evidencia cómo los oprimidos internalizan el racismo tan profundamente, que se niegan a sí mismos, por eso, para sobrevivir optan por mantenerse en condición de obediencia al lado del “patrón”, aunque este, solo les lance migajas mientras los necesita y cuando ya no le son útiles son desechados sin misericordia y condenados al oscurantismo.

Fuente: [https://elperiodico.com.gt/opinion/2018/01/20/el-congreso-de-los-criollos-los-corruptos/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Irma Alicia Velásquez Nimatuj

Irma Alicia Velásquez Nimatuj

Irma A. Velásquez NimatujAntropóloga Maya K'ichee'. Mellon Visiting Professor
Center for Latin American and Caribbean Studies
Duke University
Irma Alicia Velásquez Nimatuj